VALENCIA

FotografíAS que hablan... El primer abrazo de gol

Todos tenemos un gol en la memoria pero pocos recuerdan el primer gol que vieron. La fotografía que hizo David González el 21 de agosto de 2019 inmortaliza ese momento.

Rodrigo celebra el primer gol de la temporada 2018/19 en Mestalla.
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Todos tenemos un gol en la memoria. Goles del club del que es cada uno o del equipo que lo es de muchos. En España está el gol de Fernando Torres y el de Andrés Iniesta. A poco que cierren los ojos le vienen los dos a la mente. Esa zancada del madrileño y ese golpeo del manchego. Torres e Iniesta dieron color al que hiciera Marcelino en blanco y negro.

Seguramente los goles que más vienen a la memoria se marcaron en finales y casi todos en las que fueron ganadas. Pero también hay otros que no se olvidan y que se hicieron en partidos sueltos, pero decisivos para posteriores alegrías. Está el gol de Forment al Celta, que por Mestalla sigue siendo eterno, aunque de aquella tarde de marzo del 71 el Valencia aún no saliera campeón. O los dos que le hizo en el mismo escenario Baraja al Espanyol, una semana antes de que el Valencia de Benítez cantara el alirón en Málaga (2002).

Y así cada cual con sus colores: El de Mijatovic en Ámsterdam; el de Bakero en Kaiserslautern; el de Godín en el Camp Nou; el de Nayim en París; el de M’bia contra el Valencia; el de Tamudo en la Copa del 2000; los dos de Iñigo Liceranzu que sacaron de nuevo la gabarra por la ría de Bilbao o el de Rivera en Xerez que le diera el ascenso al Levante de Preciado. Y así cada cual que añada el suyo y perdón por los miles que me he dejado.

Decía David Villa a Enrique Ortego en una reciente entrevista en AS que, parándose a pensar solo unos segundos, recordaba todos y cada uno de sus 384 goles (59 de ellos con España). Así que doy por hecho que el Guaje se acordará del primero que hizo en partido oficial con el Sporting (Rayo Vallecano) o con el Real Zaragoza (Real Murcia), Valencia (Gent), Barcelona (Racing), Atlético (Barcelona), como también en sus periplos por Estados Unidos, Australia y Japón. Pelé tenía 17 años, 7 meses y 24 días cuando hizo su primer gol en un Mundial (Suecia'58, a Gales) y el 1 de mayo se cumplirán 15 años del primero de los 438 goles de Leo Messi en la Liga española.

FUTBOL 19/20

Pero esos primeros goles suelen quedarse más en la mente de sus protagonistas y en las hemerotecas. Así que solo se habla de ellos cuando se acerca un aniversario o el adiós de alguno. Yo al menos no recuerdo el primer gol que vi como aficionado ni tan siquiera el primero del que escribí como periodista. De ahí la importancia que le doy a la fotografía que hizo David González el 21 de agosto de 2018.

No solo porque inmortaliza la celebración del primer gol del Valencia en la temporada de su Centenario ni tampoco porque fuera obra de Rodrigo Moreno, autor también del último de todos en la final de Sevilla y de los tres más importantes de ese año (su hat-trick contra el Getafe). Esa es una fotografía que habla de la locura que genera el fútbol y también de ese sentimiento de pertenencia que se transmite de padres a hijos. Todo eso sucede y se ve en el instantante captado por David González. Fíjense en la grada y en concreto en la primera fila, entre Parejo y Rodrigo. La fotografía habla de un primer abrazo de gol: el de un padre y un hijo recién nacido.