CORONAVIRUS

Francia pone fecha al fin de las mascarillas en exteriores

El ministro de Sanidad del país galo ha confirmado que ya planean un futuro cercano sin mascarillas al aire libre. Dependerá de cómo evolucionen los datos.

Francia pone fecha al fin de las mascarillas en exteriores
Cézaro De Luca Europa Press

Con el avance de los programas de vacunación en muchos países del mundo, si la evolución de la pandemia se presenta favorable en los próximos meses las restricciones pueden ir cayendo poco a poco. En España, una vez levantado el estado de alarma, se permite ya la movilidad entre diferentes comunidades y el toque de queda ha desaparecido.

Sin embargo, el riesgo de contagio es todavía muy elevado debido a la incidencia y el uso de la mascarilla en espacios exteriores e interiores es obligatorio. Esta es, quizá, una de las medidas que la población espera quitarse lo más pronto posible. En Francia, el ministro de Sanidad ha puesto una fecha aproximada para ello: Olivier Véran apunta al verano como posible final para su uso en espacios abiertos.

Lenta desescalada

No obstante, solicita no bajar la guardia todavía y "no relajarse demasiado rápido". El país galo comenzó este lunes el primer paso de sus desescalada: se eliminó el límite de 10 kilómetros a la movilidad y se reanudaron las clases en centros de secundaria y superior.

Desde el inicio de la pandemia Francia ha registrado 5,6 millones de contagios y cerca de 107.000 fallecidos. En declaraciones a Europe 1, el ministro galo afirma que toda vez que se haya inmunizado a una parte importante de la población, se podrá plantear "bajar la guardia".

Apoyo en los expertos

Véran ha confirmado de esta forma que irán eliminando "de inmediato" todas las restricciones de las que puedan ir prescindiendo, y entre ellas se incluye el uso de la mascarilla. "No se puede dar una fecha a día de hoy, pero espero sinceramente que sea este verano".

Para poder llevarlo a cabo, el titular de Sanidad francés ha hecho referencia a los datos de "cada vez más especialistas" que apuntan a unas tasas de contagio en exteriores "muy bajas, de entre el 0,5% y el 5%". Algunos criterios previos para llegar a plantearse este escenario estarían la distancia, la duración de la exposición a otra persona y la intensidad de esta exposición.