Deporte y Vida

COVID-19

Los 10 factores de riesgo que (de momento) maneja la ciencia

Los condicionantes o características de los individuos aumentan o disminuyen su riesgo de padecer COVID-19 y profundizar en su estudio es una de las principales preocupaciones de la comunidad científica.

covid-19, salud, factores de riesgo
CHINA DAILY REUTERS

“Existe gran interés en la sociedad y en la comunidad científica por conocer qué condicionantes o características de los individuos aumentan o disminuyen su riesgo de padecer COVID-19. Ante una misma exposición al virus, dos personas pueden desarrollar cuadros clínicos muy diferentes, desde la ausencia total de síntomas a situaciones que requieran cuidados críticos. Determinar qué rasgos de base diferencian a estos pacientes es la vía para conocer los factores de riesgo más importantes”.

Quien habla es César Pérez Romero (Escuela Nacional de Sanidad), responsable del último informe publicado por el Instituto de Salud Carlos III acerca de los posible factores de riesgo asociados a la incidencia de la COVID-19. Y la primera conclusión del mismo, lógica por otro lado, es que todavía queda mucho por estudiar. Aunque no es menos cierto que el conocimeinto de la enfermedad ha avanzado a buen ritmo en las últimas semanas.

Más allá de la aboluta certeza de que el SARS-Cov-2 nos va a seguir sorprendiendo en lo sucesivo, resulta evidente a estas alturas que no afecta a todos por igual. Ha quedado meridianamente claro que las personas mayores sufren más la enfermedad y muestran una peor evolución, mientras que también se ha comprobado que la COVID-19 afecta más a los hombres que a las mujeres, y que en niños y jóvenes la enfermedad se da de manera más leve o asintomática.

Además, la incidencia y gravedad se puede relacionar con la presencia de enfermedades crónicas. Las comorbilidades (existencia de otras enfermedades y síndromes previos) pueden explicar buena parte de estas diferencias por edad y sexo, ya que las personas mayores suelen tener más patologías y la incidencia de muchas enfermedades varía entre hombres y mujeres. Por otro lado, existe la hipótesis de que las divergencias por sexo podrían relacionarse con diferencias en la expresión de un receptor celular denominado ACE2, que es el que permite que el virus entre en las células humanas.

También hay que tener en cuenta otros posibles factores, como el tabaquismo, la obesidad, el funcionamiento del sistema inmunológico o la genética, y que la población socialmente más vulnerable puede verse más afectada.

Posibles factores de riesgo

Entre los posibles factores de riesgo que definen cómo afecta la enfermedad a las personas pueden citarse los siguientes, cuya relación con la COVID-19 aún debe demostrarse y/o estudiarse más en profundidad:

  • Enfermedades cardiovasculares (cardiopatías, hipertensión…).
  • Diabetes.
  • Enfermedades respiratorias crónicas (EPOC).
  • Enfermedades renales.
  • Cáncer.
  • Inmunosupresión (pacientes oncológicos, trasplantados…).
  • Enfermedades renales.
  • Enfermedades neurológicas (Alzheimer).
  • Sobrepeso/obesidad.
  • Tabaquismo.

“Por último, cabe remarcar que estos factores de riesgo son coherentes con los descritos en otras epidemias por otros tipos de coronavirus humanos (virus de estructura molecular similar al SARS-CoV-2). El sexo masculino y la edad se identificaron como factores de riesgo en la epidemia por SARS, y la diabetes, la enfermedad coronaria y el tabaquismo activo, en la provocada por MERS-CoV. En todo caso, la aparición de la enfermedad COVID-19 es aún reciente, y queda mucho por saber. Futuros estudios permitirán conocer mejor qué más factores influyen en la evolución y pronóstico de esta patología”, concluye el experto.