Deporte y Vida

COVID-19

¿Cuánto tiempo lleva circulando por el mundo el SARS-CoV-2?

Una investigación en Francia concluye que el virus ya estaba presente en el país galo a finales de diciembre y se une así a la evidencia que sugiere su circulación meses antes de que se tuviera constancia de los primeros casos.

covid-19, salud, pandemia
NOEL CELIS AFP

A finales de 2019, Li Wenliang, oftalmólogo chino en el Hospital Central de Wuhan, alertó de una posible enfermedad “similar al SARS”. A causa de ese aviso, el doctor fue interrogado por la autoridad de salud local, y luego fue convocado por la policía de Wuhan para firmar una carta de reprimenda en la que se le acusó de “difundir rumores en línea” y “perturbar gravemente el orden social”.

El propio Dr. Li fue hospitalizado el 12 de enero después de contraer el virus de un paciente, se confirmó que sufría la COVID-19 el 1 de febrero y falleció el 6 del mismo mes. Encumbrado a la categoría de héroe nacional por su valentía, su muerte representa un recordatorio de las sombras de la gestión china en relación a los primeros momentos de la crisis desatada por el coronavirus y una confirmación de que no sabemos exáctamente cuándo se produjo el origen del mismo.

¿Cuánto tiempo lleva circulando por el mundo el SARS-CoV-2? Pues seguramente mucho más tiempo del que pensamos y no solo en China. Sin ir más lejos, en Italia, donde el virus hizo acto de presencia a finales de enero, Adriano Decarli, epidemiólogo y profesor de estadísticas médicas en la Universidad de Milán, aseguró hace más de un mes que hubo un aumento "significativo" en el número de personas hospitalizadas por neumonía y gripe en las áreas de Milán y Lodi entre octubre y diciembre del año pasado.

Ahora, médicos franceses creen que el coronavirus ya circulaba en el país a finales de diciembre, después de haber diagnosticado a posteriori a un paciente que ingresó en un hospital de la región de París el 27 de diciembre. El responsable de cuidados intensivos de los hospitales Avicenne de Bobigny y Jean Verdier de Bondy, Yves Cohen, explicó en declaraciones emitidas este lunes por ‘France Info’ que el caso se ha descubierto con un trabajo retrospectivo de los test PCR que se hicieron a 24 pacientes internados en diciembre y enero con neumonía.

El SARS-CoV-2 en España

En nuestro país, donde el primer paciente diagnosticado fue un turista alemán en La Gomera (Canarias) el 1 de febrero y el primer fallecimiento se produjo el 13 del mismo mes en Valencia, aunque se supo oficialmente que la causa fue el coronavirus a inicios de marzo, ya existe una investigación del Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona, que confirman la presencia del virus a mitad de febrero.

Un extremo que confirma otro trabajo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universitat de València (UV), que detectaron la presencia del SARS-COV-2 en aguas residuales recogidas desde el 12 de febrero en Valencia.

El presidente de la Sociedad Española de Virología, Albert Bosch, aseguraba a mediados de marzo que el coronavirus SARS-CoV-2 “probablemente hace tiempo que circula entre nosotros enmascarado por la coincidencia con la temporada de gripe porque hay una proporción demasiado elevada de casos asintomáticos como para ser un virus reciente".

"El coronavirus tiene una transmisión demasiado optimizada entre seres humanos, un virus emergente suele ser más ineficiente en la transmisión hombre-hombre"

Albert Bosch, presidente de la Sociedad Española de Virología

El nuevo coronavirus tiene una transmisión demasiado optimizada entre seres humanos, un virus emergente suele ser más ineficiente en la transmisión hombre-hombre y suele dar también una patología más grave con pocas infecciones asintomáticas", añadia el catedrático del departamento de Microbiología de la Facultad de Biología de la UB.

Así pues, parece obvio al menos sospechar que sufrimos una pandemia mundial, entre otras cuestiones, porque el SARS-CoV-2 ya estaba cómodamente instalado en muchos lugares antes siquiera de que Li Wenliang reivindicara su existencia. El paso del tiempo, como casi siempre, arrojará algo más de luz al respecto. Nadie lo vio venir. Y así estamos.