Deporte y Vida

CORONAVIRUS

La pérdida del tacto podría ser un nuevo síntoma del coronavirus

Según una investigación en la que que participa la Universidad Hebrea de Jerusalén, los contagiados también sufren la merma de este sentido.

La pérdida del tacto podría ser un nuevo síntoma del coronavirus
SEBASTIEN BOZON AFP

La pérdida del tacto también podría ser una consecuencia derivada del coronavirus. Así lo ha revelado una investigación en la que participa la Universidad Hebrea de Jerusalén, que ha desvelado que los enfermos por la COVID-19 podrían perder el olfato, el gusto, y además, el sentido del tacto.

Para llegar a esta conclusión, se ha realizado una investigación a través de encuestas que han respondido unas 30.000 personas en 40 países del mundo. De este grupo, unos 4.000 pacientes estaban infectados por coronavirus y se revelan tanto síntomas de pérdida del gusto y del olfato, como una minimización del tacto.

Masha Niv, vicedecana de la Masha Niv, vicedecana de la Universidad Hebrea de Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de Jerusalén, explicó que "lo que se necesita para combatir una pandemia global es un enfoque global, así que hemos aprovechado a científicos, médicos y pacientes de todo el mundo para entender mejor el impacto de la enfermedad en varias poblaciones y nos brinden pistas significativas para un mejor diagnóstico y tratamiento de la COVID-19″.

Los estudios de Sanidad

El pasado 7 de mayo, el Ministerio de Sanidad amplió la sintomatología por coronavirus con el fin de lograr una detección precoz de la enfermedad. En su informe, incluyó la hipogesia (disminución del sentido del gusto) y la hiposmia (merma del olfato). Tras esta investigación, podrían plantearse también la inclusión de la pérdida del tacto. 

Para Sanidad, será caso sospechoso "cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad que cursa, entre otros, con fiebre, tos o sensación de falta de aire", como hasta ahora, a los que se añadirán "otros síntomas atípicos como laodinofagia -dolor de garganta al tragar-, anosmia y ageusia -pérdida del olfato y del gusto-, dolores musculares, diarreas, dolor torácico o cefaleas, entre otros".

Con esta estrategia, se busca estrechar el cerco sobre la enfermedad e intentar así que todas las personas que puedan presentar esta sintomatología se sometan a una prueba PCR en las primeras 24 horas desde que lo sufran.