Deporte y Vida

CORONAVIRUS

La desinfección con ozono: el revolucionario método para acabar con el coronavirus

En muchas ciudades se están desinfectando taxis, vehículos de la Policía y comercios con este método, que no está entre los recomendados por la OMS ni el Ministerio de Sanidad.

La desinfección con ozono: el revolucionario método para acabar con el coronavirus
ULISES RUIZ AFP

Una de las sustancias que se están utilizando en muchas ciudades de España para acabar con el coronavirus es el ozono. La desinfección con máquinas de este compuesto químico se está realizando en taxis, vehículos de Policía y Guardia Civil y pequeños locales que abren sus puertas en las primeras fases de la desescalada.

Por ejemplo, los ayuntamientos de Fuenlabrada y San Sebastián de los Reyes, en Madrid, han puesto a disposición de los comerciantes un servicio para el alquiler de uno de estos cañones de ozono que es capaz de limpiar de coronavirus un espacio de unos 30 metros cuadrados en 15 minutos. Eso sí, su precio es de entre 40 y 50 euros por vez que se alquila.

En Vigo, el Partido Popular también ha pedido para los taxis que se desinfecten con ozono, al igual que ya lo hacen en otras zonas como en Denia, Málaga y otras muchas localidades del país.

Fuera de España, en otros países como México, están, incluso, las autoridades están desinfectando calles con máquinas de ozono.

¿Cómo funciona?

Las máquinas para la desinfección de ozono convierten moléculas de oxígeno en el aire en ozono (O3) a través de una reacción química. A continuación, el generador de ozono se conecta a la corriente y se fija un temporizador dependiendo del espacio del comercio o vehículo a desinfectar.

El compresor del aparato toma oxígeno del ambiente y lo inyecta en el interior de la lámpara generadora de ozono. Después, a través de una descarga eléctrica se rompen los enlaces de la molécula para dejar dos átomos de oxígeno libres, que se asociarán con una molécula de oxígeno que no ha sido dividida. Así se formará el ozono.

Cuando acaba el proceso de aplicación, el ozono se vuelve a convertir en oxígeno aportando la desinfección y limpieza sobre las superficies.

No está entre los virucidas autorizados por Sanidad ni la OMS

A pesar de que se utiliza, como hemos mencionado, para eliminar, presuntamente, el coronavirus en algunos espacios, el ozono no se encuentra entre los productos de la lista oficial de virucidas autorizados y registrado por el Ministerio de Sanidad. Esto se debe a que no está demostrada su eficacia frente al virus, según la UNE-EN 14475.

Sin embargo, Sanidad publicó en una nota técnica que su "comercialización está permitida siempre que se respeten las medidas de seguridad correspondientes". En una respuesta del Ministerio de Sanidad a la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) dijeron: "Únicamente se puede utilizar el ozono cuando ha sido notificado de acuerdo con la Disposición Transitoria segunda del RD 1054/2002, y bajo la responsabilidad del fabricante o comercializador".

Por su parte, las autoridades sanitarias internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), tampoco recomiendan en sus listados de desinfectantes el ozono.