Deporte y Vida

RAMADÁN

Un Ramadán diferente: ¿cómo viven millones de musulmanes su fe en confinamiento?

Los musulmanes de todo el mundo han comenzado el mes de ayuno y oración de Ramadán en plena pandemia del nuevo coronavirus, lo cual les privará de las reuniones de familia y de las oraciones en las mezquitas.

0
ramadán, covid-10, ayuno, oración
TAUSEEF MUSTAFA AFP

Arabia Saudí anunció que hoy viernes es el primer día del mes sagrado musulmán del Ramadán, que este año viene marcado por la COVID-19 que incluso ha obligado a cerrar las ciudades sagradas de La Meca y Medina y a cancelar los rezos colectivos en las mezquitas de todo el reino y todo el mundo. De este modo, el Tribunal Supremo de Arabia Saudí dictaminó que el 24 de abril comienza el mes de ramadán, el noveno del calendario lunar islámico.

Así, el Tribunal Supremo de Arabia Saudí dictaminó que el 24 de abril comienza el mes de Ramadán, el noveno del calendario lunar islámico, después de que "siete expertos hayan observado la media luna de ramadán", según la televisión estatal Al Ijbariya. Por tradición, el comienzo del Ramadán no se calcula de forma matemática sino con la observación directa de la luna, aunque suele haber discrepancias entre los distintos países musulmanes, sobre todo entre los de mayoría suní y chií.

¿Por qué es importante lo que dictamine Arabia Saudí? Báscicamente, el país árabe es el que marca la fecha de celebración del Ramadán en el caso de los musulmanes en España, que superan los dos millones en nuestro país.

La Comisión Islámica de España (CIE), anuncia a todos los musulmanes que el viernes día 24 de abril de 2020, corresponde al primer día del bendito mes de Ramadán de 1441. La Comisión Islámica de España (CIE), aprovecha esta ocasión para felicitar a los musulmanes españoles, así como a los musulmanes de todo el mundo, suplicamos al Altísimo que nos ayude a ayunar sus días y rezar sus noches con el fin de lograr la satisfacción de Allah, y que reine la paz en todo el mundo”, explica la CIE.

Y es que, durante el mes del Ramadán los musulmanes deben abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta el atardecer, y sólo quedan exentos los menores, las mujeres embarazadas o con la menstruación, los enfermos y los viajeros.

El Ramadán es un mes en el que la adoración a Allah se fusiona con el hábito y las costumbres. En este mes el grado de las relaciones sociales aumenta, especialmente con familiares y amigos. Como Allah ha querido, independiente de cómo fuera la causa, el Ramadán de este año nos llega en unas circunstancias especiales, nunca experimentadas con anterioridad. Muchos aspectos ramadeños, a los cuales la gente estaba acostumbrada, ya no serían posibles”, explica Mohamed Ajana El Ouafi, secretario de la Comisión Islámica de España.

¿Cómo afrontar el Ramadán en España?

"En esta ocasión, muchos musulmanes de España se preguntarán cómo cumplir con el Ramadán bajo los efectos del Covid 19. Por lo tanto, deben aclararse algunas cuestiones relacionadas con este pilar del islam, y despejar dudas sobre lo que se debe hacer en estas circunstancias inusitadas", señala Mohamed Ajana El Ouafi, secretario de la Comisión Islámica de España, que comparte una serie de recomendaciones Deben tenerse en cuenta:

El musulmán y la musulmana deben, en todas las circunstancias, distinguir este mes bendecido del resto de meses del año, y competir en él adorando a Allah y haciendo el Bien.

El ayuno: es un deber religioso personal, individual e íntimo. Cada persona capaz debe realizarlo. El que, por algún que otro motivo, se viera incapaz, más allá de los casos estipulados, tendrá que consultar a un doctor exponiendo sus circunstancias particulares.

El programa de ayuno del creyente se divide en:

1. Lectura del Sagrado Corán. Un musulmán puede hacerlo en la intimidad de su hogar, solo o junto a su familia. Es más, esta es una oportunidad para que la familia se reúna alrededor del Corán para memorizar o repasar lo que puedan de sus suras o reflexionar sobre ellas.

2. Ofrecimiento del Iftar al ayunante: Dado que las mezquitas estarán cerradas, se sugiere a los interesados en donar de primera mano los alimentos a quienes les haga falta, o bien, contactar con un restaurante con servicio a domicilio para servir alimentos a personas necesitadas o también entregar alimentos a asociaciones que brinden asistencia alimenticia a los ayunantes.

3. Oración del Tarawih: ha sido una práctica tradicional para los musulmanes rezar el Tarawih en grupo en la mezquita, a pesar de que es mejor hacerlo en casa para seguir con la recomendación de evitar conglomeraciones y reuniones masivas porque son las vías principales de la propagación de la Covid 19.

"Por lo tanto, no podremos rezar Tarawih en grupo (ya sea en la mezquita o en otro lugar) en el Ramadán de este año 1441 / 2020. En caso en que la situación cambie y el Ministerio de Sanidad permita reuniones en condiciones que hagan posible la oración grupal en las mezquitas, entonces informaremos inmediatamente a las asociaciones islámicas de esta buena noticia", añade Mohamed Ajana El Ouafi, que recuerda otras tres cuestiones:

1. En Ramadán, el musulmán debe mantener su generosidad y hay muchas maneras de realizarla, gracias a Allah. El que las mezquitas estén cerradas no debería ser un obstáculo para ello. El campo sigue estando abierto para hacer el bien, y ayudar a los demás.

2. No debe olvidar a las víctimas de esa enfermedad ni a sus familiares: el aislamiento psicosocial y los daños materiales dejan secuelas profundas. Por lo tanto, hay que esforzarse en reconfortarles moral y materialmente, aliviar su dolor y ayudar a que no se sientan solos en estas circunstancias difíciles.

3. Comunicación con la mezquita y su imán. La comunicación debe permanecer fluida, y para ello, el imán debe idear formas de comunicarse con los feligreses de su mezquita a través de las redes sociales, aunque fuera semanalmente, para estar a su servicio y responder a sus preguntas. No hay duda en que los musulmanes de España, al respetar las reglas del confinamiento social, preservarán sus vidas, protegerán y salvaguardarán a la sociedad.

"En este sentido, el mes bendito del Ramadán llega en esta difícil situación, para que sea un preludio del bien colectivo, y es una oportunidad para que las almas se dirijan a su Señor y se junten alrededor de su Libro Sagrado. Además, será una oportunidad para aumentar la solidaridad y la cooperación entre las personas para hacer el bien, de acuerdo con el dicho de Allah Todopoderoso: Cooperad en la bondad y en la piedad, y no cooperéis en el pecado y en la transgresión”, concluye el secretario de la Comisión Islámica de España.