Deporte y Vida

Actualidad: Pandemia Coronavirus

CORONAVIRUS

Por qué se ha disparado el consumo de harina en España durante la crisis del coronavirus

Te contamos cómo han cambiado los hábitos de consumo de alimentos durante la cuarenta y la importancia de la harina durante el estado de alarma por el coronavirus.

Por qué se ha disparado el consumo de harina en España durante la crisis del coronavirus
Daria Gerashchenko Getty Images

El coronavirus ha generado una crisis a nivel mundial que nadie podía esperar cuando aparecieron los primeros casos en noviembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan. El virus llegó a España y ha generado una situación inaudita que ha llevado a la declaración del estado de alarma durante, al menos, cuatro semanasY eso ha generado dudas e incertidumbre en el seno de la ciudadanía.

Si bien durante los primeros días de estado de alarma y confinamiento el producto estrella fue el papel higiénico, la tendencia se ha revertido en las últimas semanas y la harina es ahora el producto más consumido por los españoles. Los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación muestran que el consumo de este producto se ha disparado hasta un 196% durante esta semana y un 147% la semana anterior.

Y sigue creciendo durante esta semana (un 16% más). Los hábitos de consumo de las familias de España han cambiado de manera reseñable durante las últimas semanas. En la primera semana de confinamiento, muchas de las familias se lanzaron a por productos considerados de primera necesidad (sobretodo papel higiénico), pero en las últimas fechas ha aumentado la compra de productos como snacks, frutos secos (+15%), tabletas de chocolate (+33%) y la cerveza (+58%).

Pero, ¿por qué crece el consumo de harina?

La harina y la levadura han visto aumentada su demanda casi en un 200% más que hace unas semanas. ¿La explicación? Las familias se han hecho aficionadas a la repostería y la panadería caseras. Este incremento es mayor aún en aquellas con niños, que disfrutan haciendo y degustando pan, magdalenas, pasteles y bizcochos.

Cuentan algunos expertos que este hábito de elaborar pan y bizcochos ya estaba aumentando antes de esta situación, pero la crisis por el coronavirus ha sido la excusa perfecta para que acabe de despegar. Es tal la demanda de este tipo de productos que en los supermercados no tienen tiempo para reponer los estantes de harina y levadura. Estar en casa las 24 horas del día y el tiempo libre del que disfruta parte de la población han hecho que proliferen la creación de este tipo de alimentos.

De hecho, es bastante frecuente ver vacío o con un paquete roto por la mitad el estante de estos productos. Circula por las redes sociales una fotografía de un supermercado de Mahón, localidad de Menorca, en el que se limita la compra de harina a un paquete por cliente. Muestra representativa reafirmada por los datos del aumento en el consumo de la harina.

Foto: Mar Mir

Sin embargo, las panaderías han notado un descenso ligero en sus ventas que no tiene porque estar directamente relacionado con el auge de los productos caseros. Muchos panaderos lo atribuyen a que gran parte de su clientela son personas de edad avanzada que ahora acuden con una frecuencia menor.

La harina también triunfa en Amazon

Además de la magnitud que ha cogido este artículo en los supermercados, también se ha convertido en el producto estrella en Amazon. La búsqueda de estos productos en Internet ha subido hasta un punto de interés de un 95 (sobre 100) y en Amazon es líder en ventas.

Las zonas que más lo están consumiendo (vía Amazon) son Madrid, Cataluña y Andalucía. Algunos vecinos de municipios de la capital tendrán que esperar más de una semana para recibir harina y levadura en su casa. La locura ya es total.

¿Para qué sirven los diferentes tipos de harina?

La harina siempre ha sido uno de los productos más consumidos, pero nunca antes su consumo se había disparado tanto. En este periodo de cuarentena, mucha gente está descubriendo los tipos de harina existentes y para qué sirven cada uno:

  • Harina de trigo: es la más común y la más utilizada en la cocina. Sirve para elaborar todo tipo de masas (dulce o saladas), para complementar carne y pescado y es la base de la producción del pan.
  • Harina de maíz: no es la más indicada para la realización de pan, pero es ideal para las tortillas y sopas, salsas y guisos. En Sudamérica es la más utilizada y su producto estrella son las tortitas de maíz.
  • Harina de arroz: es la más ligera y también se utiliza para realizar guisos. En los países orientales es clave para realizar fideos de arroz y recetas en tempura.
  • Harina de cebada: contiene gluten, pero tiene un gran "valor nutritivo". Se utiliza como espesante y para hacer pan poco esponjoso.
  • Harina de centeno: es muy frecuente su utilización para hacer pan. Es la más amarga y pegajosa. También se puede emplear para hacer galletas.
  • Harina de avena: la más empleada en países anglosajones para la repostería. Producto estrella de cereales, galletas, magdalenas, etc.