LA RUTA DE LA VUELTA

La última pedalada de David Cañada

Anunció su retirada en 2010 tras 13 temporadas de ciclista profesiona y falleció en 2016 en un accidente fatal durante la Marcha Cicloturista TowCar.

La última pedalada de David Cañada
JAVIER BELVER DIARIO AS

David Cañada nació y vivió en Zaragoza, pero el amor le condujo a Ejea de los Caballeros, donde montó una clínica de fisioterapia, FisioCañada, junto a su mujer, Laura Longás. Allí residía feliz, con una vida nueva después de sus 13 temporadas de ciclista profesional, hasta que murió a los 41 años en un accidente fatal durante la Marcha Cicloturista TowCar Puertos de Ribagorza. A las 9:28 horas de aquel 28 de mayo de 2016, Cañada chocó contra otro corredor en el km 388 de la N260, a la altura de El Run (Huesca), se dio un mal golpe en la tráquea, entró en parada cardiorrespiratoria y ya no salió. Ejea le nombró Hijo Adoptivo a título póstumo.

Así se truncó la vida de un talentoso corredor cuya salud le llevó remolque durante toda su carrera. Cañada se rompió las dos clavículas, los dos tendones de Aquiles, el cúbito y el radio, se le necrosó la muñeca… Al margen de estas lesiones propias del ciclismo, en 2005 tuvo que abandonar la Vuelta a España en la antepenúltima etapa, a la altura de Las Navas del Marqués, después de permanecer casi una hora con las pulsaciones entre 200 y 236 por minuto. Se le había diagnosticado el síndrome Wolff-Parkinson-White, una dolencia cardiaca de la que ya había sido operado en Italia y volvió a hacerlo en La Paz de Madrid.

La muestra de su recuperación fue que un año después ganó la Volta a Catalunya, su mejor resultado tras aquel glorioso 2000 en el que conquistó Murcia y La Sarthe, y llegó a vestir el maillot blanco de mejor joven en el Tour de Francia tras el triunfo de la ONCE en la contrarreloj por equipos. La alegría duró poco, porque en 2007 se le detectó un melanoma y en otoño de 2008 tuvo una recaída con un ganglio en una axila que hubo que someter a quimio. El 21 de enero de 2010 comunicó en una rueda de prensa en Zaragoza que estaba recuperado del cáncer, pero se retiraba del ciclismo al no encontrar equipo. Ahí empezó su vida nueva. Demasiado corta.