NBA | THE LAST DANCE

Karl Malone y Bryon Russell no quisieron salir en The Last Dance

Según Jason Herir, el ala-pívot y el escolta, su defensor en la famosa última canasta de las Finales de 1998, se negaron a salir en el documental.

Karl Malone, durante un partido de la NBA de Utah Jazz
Lisa Blumenfeld Getty Images

John Stockton se mostró reticente a salir en The Last Dance, eso ya lo sabíamos. Pero todo el mundo se fijó en la ausencia de Karl Malone, su eterno compañero en pista, con el que forjó una de las parejas más extraordinarias y longevas de la historia de la NBA, con una asociación que dio tuvo como resultado una de las mayores oposiciones a Michael Jordan que jamás se han visto. Pues bien, según ha revelado Jason Herir, el ala-pívot se negó a participar en el documental. Algo esperado dentro de los parámetros establecidos pero que contrasta con el propio Stockton, al que se consiguió convencer con mucha insistencia. O incluso con Dennis Rodman, al que hubo que perseguir por medio mundo para que se sentara en una silla a hablar de tiempos pasados que recuerda mucho mejor de lo que podría parecer, dada su curiosa personalidad.

Herir ha reconocido que sabía que entrevistar a Karl Malone iba a ser complicado desde que empezó el proceso del documental, en enero de 2018. "Agotamos todas las vías posibles", dejo el director, que recibió la negativa a través de una tercera persona y no del ala-pívot directamente. Herir ha recordado las dificultades que tuvo para hablar con Stockton, que dijo eso de que no quería ser parte "de un documental de Michael Jordan", pero que acabó cediendo tras venderle la idea el personal de The Last Dance. Y el 10 de marzo, apenas unas horas antes de que la pandemia del coronavirus obligara a suspender la NBA y confirnar a casi la totalidad de los Estados Unidos. 

El caso de Bryon Russell fue todavía más complicado para Herir, ya que éste nunca respondió a ninguna de la solicitud de entrevista que le mandaron, tal y como se ha revelado en unas declaraciones recogidas en el portal Sportando. Russell fue uno de los jugadores que más sufrió a Jordan, que anotó ante él ese último tiro ganador que daba la victoria a los Chicago Bulls en el sexto partido de las Finales de 1998. Un encuentro que no debe de traer buenos recuerdos al escolta, muy poco interesado en rememorar una jugada sobre la que seguro habría sido preguntado. Es lo que tiene ser partícipe de un momento histórico para la NBA... aunque sin estar en el lado que le hubiese gustado.