G-LEAGUE

Las claves del equipo con el que la NBA quiere arruinar a la NCAA

La G-League va a sumar un equipo más en lo que será una sala de ensayos para futuros jugadores de la NBA, una fiera competencia para la NCAA.

0
G-League, NBA
NBA Photos GETTY IMAGES

La NBA está decidida a dar el paso e ir, después de varios movimientos para tantear el terreno, a por la NCAA. Los escándalos de dinero ofrecido a jugadores para llegar a ciertas universidades (véase James Wiseman, un ejemplo de este año) y de programas casi mafiosos para salir victoriosos (véase el título retirado a la Louisville de Rick Pitino) había colocado a la empresa que gestiona el deporte universitario en Estados Unidos en una posición complicada en cuanto popularidad, pero fue la progresiva fuga de talentos y las vías de escape que esos talentos tomaron lo que ha terminado animando a la NBA, la liga profesional, a intentar hacer más pequeño al pez más pequeño.

A las terribles pérdidas a las que se enfrenta la NCAA por haber tenido que cancelar la March Madness por culpa del coronavirus (también la NBA, pero con menos impacto a nivel porcentual al tener más recursos de subsistencia), hay que sumar el impacto que han tenido jugadores que se han saltado la etapa de la NCAA para acceder a la NBA de otra forma. Darius Bazley firmó un contrato sólo para entrenar y llegar preparado a la Liga, LaMelo Ball y R.J. Hampton se marcharon a Australia y han atraído la atención de muchos ojos... Son varios frentes.

El as en la manga que guardaba Adam Silver es la G-League, la liga de desarrollo de la NBA donde ya son habituales los experimentos. En esta liga se va a introducir un nuevo equipo, el llamado Select Team, donde se espera que tengan cabida jugadores de reconocido prestigioso en el baloncesto de formación y que opten a estar en una liga competitiva en la que formarse para dar el salto directo desde ahí a la liga mayor. La peripecia ha empezado con dos nombres importantes que apuntaban a lo alto del Draft 2021, Jalen Green (la joya de esta generación) e Isaiah Todd (después de dar el sí a Michigan), y se espera que se adhieran más próximamente. 

Un ejemplo para que se vea claro contra qué se está compitiendo. Green, el primero en aceptar la apuesta, cobrará 500.000 dólares por jugar y tendrá un bono de 125.000 dólares para usarlo en educación cuando desee. Los réditos son tan grandes que hasta ponen en peligro algunas canteras importantes, como demuestra la oferta que (según el respetado periodista Adam Zagoria) un equipo español importante le ha hecho a Che Evans... 

Los frentes abiertos ahora mismo 

· Técnico principal (vía Chris Haynes, de Yahoo). Además de mostrar interés en Brian Shaw, los dos principales candidatos son los siguientes: David Fizdale, conocido por triunfar como asistente en los Heat de LeBron James y por sus no tan eficaces etapas en Grizzlies y Knicks; Sam Mitchell, el que fuera Entrenador del Año en 2007 y director de batuta en aquellos Toronto Raptors de José Calderón y Jorge Garbajosa.

· Plantilla (vía Jonathan Givony, de ESPN). Además de Green y Todd se quiere a... Karim Mane, base canadiense; Makur Maker, de Kenia y primo del sudanés Thon Maker; Paul Eboua, un camerunés que está en Italia que se ha cambiado de equipo y agente recientemente para preparar su aterrizaje en Estados Unidos; Kai Sotto, un espigado filipino que pasa por ser el joven asiático con más posibilidades en estos momentos y que viene de ofrecerse a numerosos equipos de Europa y a varias universidades de prestigio.

· Lugar de trabajo (vía Chris Haynes, de Yahoo). Se quiere que el equipo esté situado en la parte sur de California, aunque que sea en Los Ángeles sólo es una posibilidad sobre la mesa. Ayudaría a ello que, como sí se quiere, la base de operaciones sea la Mamba Sports Academy que construyó Kobe Bryant, ya que así se asocian con los valores del ex-Lakers y dan un uso parecido al que quería la malograda estrella.