Otros 22 puntos de Ricky Rubio y los Jazz terminan invictos (5-0)

LAKERS 99-JAZZ 105

Otros 22 puntos de Ricky Rubio y los Jazz terminan invictos (5-0)

Otros 22 puntos de Ricky Rubio y los Jazz terminan invictos (5-0)

Harry How

AFP

Después de los 20 puntos a los Jazz, Ricky firma otro gran partido y los Jazz ganan en L.A. a los Lakers. Gran Gobert y otra vez muy bien Kuzma.

Los Jazz han terminado la pretemporada invictos (5-0), excelentes sensaciones en el arranque de la era post Gordon Hayward. El equipo no perderá la estructura ni la dureza defensiva que garantiza Quin Snyder, pero se ha quedado sin estrella. De momento siguen ganando, en su último partido a los Lakers (99-105), al mando los que deberían ser antídotos para curar la depresión Hayward: Rudy Gobert (29 puntos, 13 rebotes, 10/12 en tiros), Ricky Rubio (después de sus 20 puntos a los Suns, 22 en L.A. con 6 asistencias) y el novato Donovan Mitchell, una ametralladora que va a dar que hablar. Mucho: 26 puntos, 5 rebotes, mal en el triple pero finalmente en el 50% en tiros (10/20).

Obligados por los Lakers a jugar más rápido de lo que les gusta, los Jazz acabaron ganando con un final brillante de Mitchell, 5 puntos seguidos para convertir el 99-98 en un 99-103 ya definitivo. Pese a 21 pérdidas forzadas por la defensa de los Lakers, más activa de lo habitual, y un mal partido de Burks y Hood (con problemas en el cuello), el equipo de Salt Lake City funcionó otra vez como un reloj y se planta con paso firme en una Regular Season en la que tendrá difícil volver a playoffs: se ha quedado sin Hayward y el Oeste ha multiplicado su potencia. Su Northwest, de hecho, es una auténtica pesadilla con Blazers, Thunder, Timberwolves y Nuggets. Ante ese panorama, les tocará rascar en cada partido y sin noches libres. Porque lo tienen crudo.

Ricky tiró peor que ante los Suns (6/18, 2/8 en triples, 8/9 en tiros libres) pero ha liberado la muñeca en los dos últimos partidos dentro de un equipo en el que su estilo encaja y en el que se hace muy necesario. Que le pregunten al finalizador Gobert. Los Lakers (1-4), por su parte, dieron buena imagen y rozaron el triunfo, pero se encasquillaron porque Brandon Ingram jugó un mal último cuarto: 13 puntos con un 5/8 y 3 asistencias en los tres primeros parciales, en su mejor nivel de la pretemporada, pero muy malos últimos minutos (0/4 en tiros), forzando para ganar el partido y perdiéndolo al final. En el que debería ser año de paso adelante, Ingram (que ha arrastrado problemas físicos, en su defensa) ha jugado una discreta pretemporada. Luke Walton, por ahora, no se muestra preocupado. Veremos.

Sin Lonzo Ball y con Ingram bajo la lupa, el otro foco de atención de los angelinos es Kyle Kuzma, ese proyecto de robo del draft que está arrollando en pretemporada. Esta vez peores porcentajes (5/14) pero 18 puntos y esa sensación de frescura que recorre la cancha en cuanto la pisa. Walton reconoció que encontrará formas de que esté en pista el máximo tiempo posible. Si es como cuatro abierto, comprimirá aún más una pelea en la que ya están Larry Nance y Julius Randle. Jordan Clarkson, que como Randle se juega su futuro de amarillo y morado, anotó 18 puntos con buena selección de tiro y Caruso repartió 10 asistencias, se siguen asentando en la rotación y se llevó los elogios de su entrenador, aunque de momento el puesto de segundo base (cuando vuelva Lonzo) será para Tyler Ennis.

0 Comentarios

Mostrar