Temas del día Más temas

Los Spurs pierden y Popovich compara a Aldridge con Duncan

SPURS 98-MAGIC 103

Los Spurs pierden y Popovich compara a Aldridge con Duncan

Los Spurs pierden y Popovich compara a Aldridge con Duncan

Seis puntos en 23 minutos de Pau Gasol y 20 en su regreso a San Antonio de Jonathon Simmons, el mejor de Orlando Magic junto a Aaron Gordon.

Andamos pendientes de si los Spurs, básicamente porque son los Spurs, vuelven a ser una de las fuerzas motrices de la Conferencia Oeste o ceden un par de pasos ante Rockets, Thunder… Parece una franquicia que empieza a exprimir las últimas gotas del elixir milagroso que fabricaron Gregg Popovich y Tim Duncan hace dos décadas. Pero sigue Pops, sigue Kawhi Leonard (que ahora está lesionado)... y sigue LaMarcus Aldridge.

LaMarcus fue un intento de paso hacia el futuro de los texanos, que salieron a pescar en la agencia libre anticipándose al cambio de era. Pero el ala-pívot hasta ahora ha sido apenas un jugador productivo, de buenos números pero aportación discreta en los momentos importantes, con un talento que parece demasiado unidimensional en esta NBA ultra voluble y con problemas de adaptación que él mismo reconoció y que sorprenden en un entorno como el de los Spurs, cuya capacidad integradora está perfectamente documentada.

Pero en esta pretemporada, LaMarcus está jugando con energía y sentido… y con 16 puntos de media en poco más de 23 minutos por noche. Como si él mismo quisiera hacer borrón y cuenta nueva (con el recuerdo de sufrir como un perro en la final del Oeste contra la insoportable defensa de Draymond Green). Asegura que Popovich ha tocado cosas en la forma de jugar del equipo para hacerle sentir más cómodo y recibe los halagos de su entrenador. El mayor de todos, este: “Ahora está liderando como lo hacía Timmy (tim Duncan), predicando con el ejemplo. Está entrenando muy duro, comunicándose muy bien con los compañeros, mostrando orgullo por estar en este equipo y por ser el líder de este grupo de jugadores. Quiere ser un ejemplo y está haciendo un gran trabajo”. Ahora queda ver qué suceda cuando vuelva Kawhi y a LaMarcus le toque ejercer de escudero y no de referencia.

Popovich llevaba un par de partidos sin sentarse en el banquillo y lo hizo, con su retranca habitual, en el penúltimo (quedan los Rockets el sábado) de pretemporada, ante Orlando Magic: “Nadie más quería hacerlo. Me dijeron que ya habían ocupado mi puesto dos partidos y que me tocaba a mí. Así que tuve que andar por allí, levantarme un par de veces por cuarto en los tiempos muertos y sentarme otra vez”. Los Spurs perdieron (98-103) básicamente porque Orlando Magic, un equipo en busca de identidad, apostó por los titulares en el último cuarto (parcial de 13-26). Jonathon Simmons, un jornalero que acabó siendo muy importante en los Spurs de la pasada temporada, regresó con la camiseta de los Magic y terminó con 20 puntos y 10 asistencias. Se dijo que en Texas no hubo ninguna oferta. Finalmente firmó por tres temporadas y 18 millones en Florida. Y los Spurs echarán de menos su aportación desde el banquillo.

Todavía sin Kawhi y sin Parker (el 40% de su quinteto ideal), los Spurs sí sacaron 20 minutos de Rudy Gay (13 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), uno de los que tiene que relanzar esa nueva segunda unidad en la que sigue Ginóbili y están Bertans y un Mills (13 puntos) que cede la titularidad a Dejounte Murray, agresivo en busca de sus puntos y muy productivo (15 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias) en un año decisivo para saber si va o si viene (número 29 en 2016). Un producto con el que Popovich está trabajando con paciencia, como ya empieza a hacer con Brandon Paul o Bryn Forbes. Pau Gasol jugó 23 minutos, anotó 6 puntos (3/5 en tiros), cogió 7 rebotes, repartió 3 asistencias y reconoció que en el ensayo del sábado contra los Spurs deberían jugar ya minutos de Regular Season para dejar todo preparado. Se acerca lo serio.

En los Magic, buen sabor de boca gracias a los puntos de Simmons, la dirección de Payton (9 asistencias), el trabajo de Biyombo (18 puntos, 5 rebotes) y la producción de Aaron Gordon (27 puntos, 11 rebotes), por fin como ala-pívot (sufrió cuando le posteó Aldridge) y obligado a ser uno de los líderes de un equipo aparentemente sin líderes. Peor lo tiene para ser uno de ellos Mario Hezonja, que afronta un tercer año decisivo. El croata estaba anotando con cierta fluidez en esta pretemporada pero se quedó esta vez en 4 puntos (2/7).

 

0 Comentarios

Mostrar