CINE

El generoso gesto que tuvo Sharon Stone con un joven Leonardo DiCaprio en los 90

La actriz ha desvelado en su autobiografía lo que se vio obligada a hacer para que el actor pudiese formar parte del elenco de 'Rápida y mortal'.

El generoso gesto que tuvo Sharon Stone con un joven Leonardo DiCaprio en los 90

Leonardo DiCaprio puede ser una de las mayores estrellas actuales de Hollywood, pero sus comienzos, como los de cualquier principiante, tuvieron sus desafíos. El actor comenzó su carrera cuando era un niño y obtuvo sus primeros papeles en televisión y cine durante los primeros años de la década de los 90, pero no fue hasta 1996, con el estreno de la película 'Romeo + Julieta', cuando fue catapultado a la fama mundial.

Un año antes de que llegara ese punto de inflexión en su carrera, DiCaprio formó parte del reparto del western 'Rápida y mortal', cinta producida y protagonizada por Sharon Stone. Y ha sido la propia actriz la que ha revelado ahora, en su autobiografía, cómo tuvo que pelear con los responsables del estudio que producía el proyecto para que aceptaran contratar a DiCaprio.

La actriz recuerda en su libro la fantástica prueba de casting del intérprete, que por entonces tenía solo 19 años (la película se rodó en 1993): "Este chaval llamado Leonardo DiCaprio fue el único que clavó la audición. En mi opinión, fue el único que entró y lloró, suplicando al personaje de su padre que lo quisiera mientras moría en escena".

Pese al talento de DiCaprio y su buena audición, Stone asegura que los ejecutivos no estaban convencidos. "¿Por qué un desconocido, Sharon? ¿Por qué siempre te estás disparando a ti misma en el pie?", rememora que le dijeron estos.

Pero la actriz estaba empeñada en darle el papel de 'El Chico' al joven actor, costara lo que costara. Nunca mejor dicho. "El estudio me dijo que si lo quería tanto, podía pagarle con parte de mi propio salario. Así que eso hice", revela Stone en sus memorias.

No fue la única 'batalla' que tuvo que encarar Stone para poder contar con los profesionales que quería para el proyecto. Y es que el estudio tampoco aprobaba la elección de Sam Raimi para hacerse cargo de la dirección. Y Stone solo pudo lograr que aceptaran contratarle prometiendo que el cineasta "trabajaría casi gratis como incentivo".