PREMIER LEAGUE

Rubén Neves vio el nacimiento de su hijo en el bus del equipo y por FaceTime

El futbolista del Wolverhampton Wanderers no pudo asistir al parto porque su esposa Débora había regresado a Portugal antes de las restricciones.

Actualizado a
Rubén Neves vio el nacimiento de su hijo en el bus del equipo y por FaceTime

La dichosa pandemia de coronavirus que lleva más de un año causando estragos en gran parte del planeta ha provocado, entre otras muchas cosas, que millones de personas no puedan saborear algunos de los momentos que permanecerán siempre en su memoria. Y si no, que le pregunten al centrocampista del Wolverhampton Rubén Neves, que tuvo que 'asistir' al parto de su hijo a través de una videollamada porque su esposa había viajado a Portugal poco antes de que se instauraran las restricciones en Reino Unido.

Todo ocurrió en una fría noche a finales de enero mientras el jugador regresaba a Wolverhampton tras un partido en el sur de Londres. El portugués ha realizado cientos de viajes a lo largo de su carrera, pero ese, que a priori no tenía nada de especial porque habían perdido ante el Crystal Palace y él había estado todo el tiempo en el banquillo, se convertiría en "el mejor momento" de toda su vida.

Muy lejos de allí, su esposa Débora estaba dando a luz a su tercer hijo en su Portugal natal. Ambos habían decidido que el pequeño debía nacer en su país, por eso todavía embarazada se desplazó allí cuando estaba permitido viajar desde Inglaterra. El 23 de enero el primer ministro luso Antonio Costa decretó que serían suspendidos todos los vuelos con origen o destino en Reino Unido, y en ese preciso momento, Rubén supo que no podría estar presente para dar la bienvenida a su hijo.

"Sabíamos desde hacía tiempo que iba a nacer ese día y organizamos todo para que yo viajara después del partido del Palace", confesó Neves para Daily Mail. "Pero luego las cosas se pusieron muy mal con la pandemia y no se me permitió ir. Es difícil, pero no pudimos hacer nada más. Intentamos todo lo que pudimos para ir pero no hubo vuelos. Incluso si hubiera podido viajar habría tenido que estar en cuarentena durante dos semanas aquí, y con las lesiones que teníamos no habría sido bueno para mí perderme tres o cuatro partidos", declaró.

"Así que viajé a Londres con el equipo y luego, inmediatamente después del partido, estaba en FaceTime con mi esposa. Entre una y dos horas después, mientras estábamos en el autobús de vuelta, nació Mateo. Siempre estuve con ella, por teléfono, durante todo el parto", agregó. "Fue un poco diferente, pero fue realmente especial. Por suerte contamos con toda la tecnología moderna por lo que aún podemos estar cerca unos de otros en estos momentos. Fue inusual pero al mismo tiempo es el mejor momento de nuestras vidas, como saben todos los padres. A pesar de que esaba lejos, fue realmente especial".

Todavía no ha abrazado a su hijo

El bebé ya tiene cinco semanas y Neves cuenta las horas para poder tenerlo en brazos. "Está sano y feliz, pero todavía no están aquí y no es tan perfecto como yo querría", añadió Neves para el mismo medio desvelando además su rutina para estos días. "Voy a casa, descanso por la tarde y paso mucho tiempo en FaceTime con mi familia (...). Espero que las cosas cambien pronto porque en Portugal los casos son menores y todo está mejor, así que espero que pronto sea eliminado de la lista negra. Todo está cambiando mucho, pero espero que mi familia pueda estar conmigo pronto".

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?