GASTRONOMÍA

El Invernadero, alta cocina vegetal con estrella Michelin

Rodrigo de la Calle nos seduce con una oda al producto, en la que verduras y hortalizas cobran un protagonismo indiscutible para seducir a los paladares más exigentes.

El Invernadero, alta cocina vegetal con estrella Michelin

El Invernadero nos sorprende con una propuesta gastronómica cien por cien vegetal, que brilla con luz propia en el corazón de Ponzano. Desde 2018, El Invernadero nos acerca su innovadora carta a una de las zonas más de moda de la capital, evitando así tener que desplazarnos a Aranjuez, dónde inició su andadura, para degustar su increíble propuesta gastronómica.

Una apuesta healthy y green que rebosa sabor y el saber hacer de Rodrigo de la Calle. Alta cocina de vanguardia con sello propio. Original y difícil de encasillar, El Invernadero sorprende y convence desde el primer momento transmitiéndonos todo el bagaje culinario de su fundador.

En El Invernadero, Rodrigo de la Calle dignifica las verduras y hortalizas convirtiéndolas en un asombroso lujo culinario sin parangón. Un proyecto que busca la felicidad en la cocina fusionando sus raíces. Hijo de agricultor, y nieto de cocineros, De la Calle ha logrado crear una simbiosis perfecta y equilibrada entre ambas vertientes. Los mejores productos de la tierra elaborados con técnicas sofisticadas, creando innovadoras versiones que logran conquistar al comensal con una carta basada en su totalidad en productos de la tierra. Un trabajo que ha sido galardonado con una estrella Michelin, siendo el único restaurante de la historia de la gastronomía española que lo ha logrado sin ofrecer en su carta ni carne ni pescado.

Sofisticada y excelente propuesta vegetal

El exquisito menú Vegetalia comienza con un original pan de licopeno. Un asombroso y delicioso pan de tomate que maridan con hidromiel. Las palabras se quedan cortas para describir este inolvidable comienzo. A continuación, pasamos a degustar una innovadora ensalada de brotes y otra de encurtidos que además de ser visualmente muy llamativas son un auténtico espectáculo. El curioso toffee de guisantes que les sucedió, nos proporciona una maravillosa explosión en boca dando paso a una divertida propuesta del tradicional guiso de acelgas con patatas. En este caso en versión fría, o más bien gélida recordando la textura de los helados. Un inteligente juego de temperaturas y sabores que inicialmente descoloca, pero acaba convenciendo rotundamente.

Luego le tocó el turno a un rico tartar de remolacha. Diferente. Fresco. Sabroso. Nos condujo, acto seguido, a uno de nuestros platos preferidos, una fiorina al wok con Kimchi que nos cautivó de inmediato con un delicioso y acertado toque picante.

Antes de pasar a los siguientes platos del menú, nos obsequiaron con un exquisito pan de centeno casero acompañado de una espectacular mantequilla ahumada, que se convierte en una irresistible tentación, a la que sucumbimos sin ni siquiera tratar de contener nuestros impulsos. Tras disfrutar enormemente de ese agradable paréntesis, pasamos a saborear un fantástico buñuelo de setas y una sabrosa menestra de setas con huevo, que constituye una grata sorpresa. Un plato elaborado minuciosamente que esconde un increíble fondo extremadamente jugoso que deja un inolvidable sabor en boca.

Terminamos con un atractivo e innovador arroz marino de algas y una exquisita lombarda a la brasa, que confiere a este plato una nueva versión que derrocha innovación y constituye un rotundo acierto.

De postre, un elegante mousse de melón y un par de porciones de plum cake, presentadas en un elegante cofre de cristal, anunciaron el final de una de las aventuras culinarias más originales que hemos probado hasta ahora.

El Invernadero, más que un restaurante, una inolvidable experiencia gastronómica con una excelente y sofisticada propuesta vegetal. Platos que plasman la intensa trayectoria profesional de Rodrigo de la Calle, repleta de galardones y éxitos. Mucho más que un restaurante con estrella, un restaurante que deja huella.

El Invernadero

Dirección: Calle de Ponzano, 85, 28003 Madrid

Teléfono: 628 93 93 67