MÚSICA

Jessie J, hospitalizada por el síndrome de Ménière y un alto riesgo de sordera

La cantante británica fue ingresada en el hospital en la víspera de Navidad, donde le diagnosticaron la enfermedad incurable.

Jessie J, hospitalizada por el síndrome de Ménière y un alto riesgo de sordera
Instagram (@jessiej)

Jessie J ha vivido unas navidades muy tristes, y es que hace cuatro días tuvo que estar ingresada en un hospital porque sentía problemas al cantar, oír, e incluso al caminar, acudiendo de urgencia al hospital más cercano.

La artista británica, que se encontraba en mal estado, recibió rápidamente la atención de los médicos, que le diagnosticaron síndrome de Ménière, una enfermedad incurable que provoca mareos, tinnitus -una especie de pitido en el oído-, pérdida intermitente de audición, sensación de dolor en el oído y sordera.

Pese a que se desconoce la causa de esta enfermedad, se cree que está relacionado con los niveles o la mezcla de líquidos en los canales del oído interno, pudiendo afectar, de lleno a su profesión.

Una profesión en la que dio sus primeros pasos a los 16 años, firmando un contrato con la discografía Gut Records, con quien iba a grabar su primer disco -aunque entró en quiebra antes de que eso ocurriese. Sin embargo, tras muchas peleas, Jessie J se lanzó al estrellato con su álbum 'Who You Are', en el 2010. 

Un mensaje a través de Instagram

Jessie J quiso explicarle a los seguidores de su cuenta personal de Instagram lo que le había sucedido, y fue con un vídeo en sus stories: "Me desperté y sentí que estaba completamente sorda del oído derecho. No podía caminar en línea recta. Básicamente me dijeron que tenía el síndrome de Ménière", comenzó explicando.

"Sé que mucha gente lo padece y, de hecho, muchas personas se acercaron a mí y me dieron buenos consejos, así que me quedé en silencio. Ahora es la primera vez que puedo cantar y soportarlo. Extraño mucho cantar y estar cerca de alguien", añadió.

Se trata de un problema que puede afectarle a su profesión: la música. Sin embargo, la artista se mostró positiva en cuanto a poder retomar su carrera musical: "Podría ser mucho peor de lo que es", apuntó.

"Estoy muy agradecida por mi salud. Simplemente me desconcertó. La víspera de Navidad estaba en el Otorrinolaringólogo y decía: '¿Qué está pasando?' Pero me alegro de haber ido pronto, descubrieron lo que era muy rápidamente y me recetaron el medicamente correcto, así que me siento mucho mejor hoy", señaló.

Después, a través de una publicación en su cuenta de Instagram, detalló la sensación que siente con esta enfermedad: "Ahora estoy viendo 'Gambito de Dama' con el dedo en mi oído. Vi el primer capítulo cuatro veces porque no puedo concentrarme y mi oído suena como si alguien entrara y encendiera un secador del pelo".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jessie J (@jessiej)

No es su primer problema de salud

La artista ya tuvo antes otros sustos importantes referidos a su salud. El primero de ellos ocurrió cuando solo tenía 11 años, que los médicos le diagnosticaron un ritmo anormal en los latidos del corazón. Después, a los 18 años, este problema de salud le provocó un derrame cerebral, por el que no puede beber, fumar, ni consumir drogas.