"Salud emocional"

La hija de Michael Jackson vuelve a rehabilitación para tratar sus problemas mentales

La hija de Michael Jackson vuelve a rehabilitación para tratar sus problemas mentales

Paris Jackson, de solo 20 años, lleva mucho tiempo luchando contra la ansiedad y la depresión y ha intentado quitarse la vida en dos ocasiones.

Paris Jackson se ha marcado como propósito en este nuevo año tratar sus problemas mentales, por lo que ha decidido ingresar en un centro de rehabilitación para contar con ayuda profesional antes de embarcarse en nuevos proyectos profesionales. La hija de Michael Jackson, de tan solo 20 años quiere continuar con su carrera como modelo y actriz en las mejores condiciones tras unos años agitados.

Los tabloides estadounidenses como People o E!News aseguran, basándose en una fuente cercana, que la joven "después de un ajetreado año de compromisos laborales que le han llevado por todo el mundo, decidió que necesitaba tomarse un tiempo para reiniciar, realinear y priorizar su salud física y emocional".

"Ella se registró en un centro de tratamiento para ayudar en su plan de bienestar y espera salir revitalizada y lista para abordar los nuevos y emocionantes proyectos que la esperan", añadió. Y realmente Paris lo necesita, puesto que como ha desvelado en más de una ocasión lleva años luchando contra la depresión y la ansiedad. Una batalla que ha llevado a la modelo hasta costas extremas con varios intentos de suicidio.

Con tan solo 15 años de edad, fue hospitalizada instantes después de tragarse un bote de pastillas y haberse realizado un corte con un cuchillo en uno de sus brazos. Tras este escalofriante momento, saltó la noticia de que sufría bullying por parte de sus compañeros en el colegio. Y esa solo fue una de las múltiples ocasiones en las que intentó acabar con todo, tal y como confesó en 2017 en una entrevista para Rolling Stone.

"Fueron varias veces, solo una salió a la luz (...). Me odiaba a mí misma, tenía muy baja autoestima, pensaba que no podía hacer nada bien y que no merecía vivir", explicó. "Yo estaba loca. Estaba pasando por muchas cosas siendo adolescente, mucha angustia. Y también tenía que lidiar con mi depresión y mi ansiedad sin ningún tipo de ayuda", agregó.

Adicciones, internados y una agresión sexual

La adolescencia de Paris Jackson no fue todo lo idílica que ser hija del Rey del Pop haría suponer. A los problemas ya mencionados se une una adicción al alcohol que la ha llevado a asistir a reuniones de Alcohólicos Anónimos, como ha explicado en su perfil de Instagram, y una supuesta agresión sexual por parte de "un completo extraño" muchos años mayor que ella. "No quiero dar demasiados detalles. Pero no fue una buena experiencia en absoluto, y fue muy difícil para mí y, en ese momento, no se lo conté a nadie", comentó en la misma entrevista para Rolling Stone.

Además, y por si fuera poco, tras su episodio del intento de suicidio fue enviada al internado Diamond Ranch Academy, en el desierto de Utah, un lugar con un coste de 14.000 dólares al mes y descrito por antiguos alumnos como una "cárcel abusiva".