Sin margen para el error

El Almería no falló. El equipo entrenado por Rubi ha llegado enchufado al tramo final, mostrando anoche su superioridad en Anoeta para lograr su cuarto triunfo consecutivo, su séptima jornada seguida sin perder. Ya sólo le falta esperar para certificar el objetivo marcado por el jeque en agosto de 2019. Lo puede hacer hoy si el Pucela pierde, o empata y los de Mendilibar caen en Butarque. Ely, Sadiq y Lazo ponen la patata caliente en el tejado del Eibar y Valladolid, quienes no se pueden permitir un tropiezo a pesar de sus sobresalientes campañas.

En una competición tan larga como un embarazo, el margen para el error ha expirado y cualquier milímetro provocará que la valoración se vaya o bien al fracaso o bien al éxito, olvidando un proceso en el que a veces el buen trabajo no siempre da frutos. Y si no que se lo pregunten a una Real B que ha nadado y nadado, muchas veces a contracorriente, para no terminar de acabar en la orilla. El Málaga y el Sporting pueden dar dos golpes casi definitivos por la permanencia. Por si no hubiese suficiente emoción, media decena de equipos buscan una promoción en la que sufrir para que después sólo uno goce. Mientras, disfruten. Del proceso.