La grandeza de Nibali

La vida avanza tan deprisa, más veloz aún en el deporte, que las cosas se olvidan muchas veces de un día para otro. O directamente no se valoran, porque pasamos página con rapidez. Por eso hoy quiero pararme en la figura de un brillante campeón, antes de que se arrincone en los anales del ciclismo. Vincenzo Nibali comunicó este miércoles su retirada del pelotón profesional al término de la presente temporada. La fecha no está seleccionada al azar. Nibali eligió el día que el Giro de Italia, la carrera que ganó en dos ocasiones, desembocaba en Mesina, su ciudad natal, para anunciar la despedida. El Tiburón del Estrecho, que así se apoda por sus orígenes sicilianos, ha sido uno de los grandes de su época. Hay un dato que lo ensalza por encima de todos: Vincenzo es uno de los siete únicos ciclistas que han inscrito las tres grandes en su palmarés. La Vuelta a España, en 2010. El Tour de Francia, en 2014. Y el Giro, en 2013 y 2016. Los otros seis, por poner la gesta en valor, son Anquetil, Merckx, Gimondi, Hinault, Contador y Froome. Con estos dos últimos, además, rivalizó en la carretera.

El adiós de Nibali coincidirá así con el de otros dos ilustres de su era: Philippe Gilbert y Alejandro Valverde. Ambos han anunciado también su retirada tras 2022, aunque en el caso del español siempre sobrevuela la duda, por dos razones: su óptimo rendimiento actual, a pesar de sus 42 años, y el cambio de opinión que ya brindó en otras ocasiones. Gilbert ha ganado cuatro de los cinco Monumentos, todos menos la Milán-San Remo, y ha sido campeón mundial. Nibali, por cierto, cazó dos: San Remo y Lombardía. Por su parte, Valverde tiene cuatro triunfos en la Lieja, ha subido al podio y ha ganado etapas en las tres grandes, ha conquistado la Vuelta, también un Mundial… Vaya como recuerdo para refrescar su legado, antes de que el esplendor de estos tres campeones se pierda en la memoria.