El talento que no se ve de Falcao y un portero en Valencia

El gen del gol

Hay una verdad inmutable con Falcao. Siempre vuelve. A sus 36 años, conserva la vigencia goleadora por una tremenda capacidad de influir en el área rival gracias a un talento sigiloso que le define como delantero. Falcao sabe dónde estar, intuye el recorrido del balón y es capaz de desembarazarse de cualquier vigilancia del defensa rival. Todo esto lo hace con la naturalidad del que se siente poseedor de un don especial. Un instante necesitó ante la Real Sociedad para consagrar su singular agudeza en el área. Era su sexto gol en LaLiga, cifra que ha valido otros tantos puntos para el Rayo Vallecano. Lástima el parte de lesiones que ha disminuido la contribución de un jugador que está todavía en boga. Falcao marca un gol cada cinco toques en el área, dato solo superado por Juanmi (Betis) y Pere Milla (Elche). Y tiene un 80% de efectividad en las grandes oportunidades, lo que le hace ser el segundo delantero de la competición más preciso por detrás de Mayoral con el Getafe (100% de acierto este curso). Su estatus sigue indemne al paso de los años y sus números merecen toda la consideración.

Desde Georgia

Si los delanteros tienen que estar hechos de una pasta especial, el caso de los porteros resulta todavía más paradigmático. La soledad del puesto les expone al error más que a ninguna otra figura del fútbol. Por eso la irrupción tan positiva de Mamardashvili (21 años) no deja de ser sorprendente. Venía para jugar en Tercera RFEF y ahora nadie le discute en la portería del Valencia. El derbi contra el Levante volvió a corroborar su seguridad bajo los palos. Hizo hasta cinco paradas de peso, cuatro de las mismas a remates desde dentro del área. Su porcentaje de intervenciones esta temporada, superior al 74%, exterioriza la progresión inesperada de un portero que se ha comido el escenario. A veces es algo atípico en las formas. Parece que reacciona tarde, pero siempre llega a tiempo. Los tiempos de limitaciones desatan el ingenio y el Valencia lo tuvo muy afinado en la contratación del guardameta georgiano.

El llegador

Nadie sabe aún si al Alavés le dará para salvarse este curso, todo apunta a que no, pero parece claro que sin la presencia de Gonzalo Escalante (29 años) posiblemente no estaría en posición de poder optar a la permanencia. Es uno de los jugadores que mejor llega desde atrás del panorama actual del fútbol español. Desde la segunda línea se aprovecha de la fijación de Joselu para aparecer en la finalización y se hace indetectable. Contra el Villarreal, cuando solo valía un triunfo, destacó por sus movimientos entre líneas, llegada y definición, además de por una concreción en las entregas digna de elogio (16 pases sin fallo). Añadió otro gol a su cuenta particular. Desde invierno hasta aquí, Escalante ha firmado cuatro tantos, una cantidad nada despreciable que le convierte en uno de los diez futbolistas más en forma de LaLiga, según la medición de Olocip.