Anuar y su corazón blanquivioleta

Tuve la oportunidad de conocer y hablar durante un buen rato con Anuar Tuhami en la inauguración de la Peña Valladolid 1984 y me pareció un auténtico tipazo, un ser humano que merece mucho la pena descubrir y un futbolista que siente los colores hasta la médula. Que le vaya bien Anuar en el primer equipo, significa el triunfo de la cantera del Pucela y seguro es un plus para todos esos chicos que juegan en las categorías inferiores con el sueño algún día de jugar en el primer equipo. Su camino no ha sido ni mucho menos fácil con dos temporadas lejos de su casa, en Grecia y en Chipre, que le han servido para madurar tanto como futbolista como persona y no está dispuesto a desaprovechar esta nueva oportunidad para triunfar en "su" Real Valladolid.

La obsesión de Anuar siempre ha sido y es triunfar en el Pucela. Esta temporada está dando un paso adelante y el canterano se está convirtiendo en un hombre importante para la plantilla blanquivioleta. Soy muy fan del ceutí. Con sus fallos y con sus carencias, creo que ojalá el Real Valladolid tuviera muchos jugadores con el compromiso y el amor que siente por la camiseta que viste. Un futbolista que ha jugado de todo menos de portero sin quejarse y sin decir nada, que siempre que sale da una master class de entrega, debería al menos tener el respeto que creo no se le tiene por una parte de la afición.

Anuar es el jugador número 12 del equipo y el primer cambio a la hora de entrar desde el banquillo. Pacheta está encantado con él y así se lo demuestra con la cantidad de minutos con los que está contando el ceutí durante esta temporada. Su participación se antoja vital por su capacidad para robar balones, y sobre todo, por esa cualidad suya de ser tan vertical, lo que le da un plus más que interesante al Real Valladolid, que siempre trata de presionar y robar el balón lo más arriba posible. Mención aparte es su polivalencia ( lateral, extremo, mediocentro, segundo delantero..), juega donde el entrenador burgalés considere oportuno y se deja el alma en cada acción. Anuar siempre antepone el interés del Pucela al suyo propio, y de eso se beneficia el equipo. Es un jugador de equipo con mayúsculas y un pretoriano de Pacheta en el terreno de juego.

Quedan ocho finalespara que termine la fase regular del campeonato y al Real Valladolid le ha costado más de lo esperado conquistar los puestos de ascenso directo a Primera División, así que ahora que depende de sí mismo no puede fallar. El equipo tendrá la baja de Óscar Plano para lo que resta de temporada, y estoy seguro de que en la cabeza de Pacheta el nombre de Anuar resuena con mucha fuerza. Sabe que merece muchos más minutos de los que juega y frente al Málaga, podría tener su oportunidad saliendo en el once inicial. Se siente protagonista, tiene un peso específico en el equipo y siempre cambia los partidos cada vez que le toca salir desde el banquillo. El futbolista ceutí fue la primera opción para Pacheta frente al Lugo para sustituir a Óscar Plano, por delante de Gonzalo Plata, Morcillo e Iván Sánchez. Le falta al técnico burgalés dar el paso de alinear a Anuar desde el inicio del partido. El canterano del Real Valladolid es el jugador que todo entrenador quisiera tener en su equipo, además siente el escudo y la camiseta del Pucela más que nadie.