Un peligro para Vinicius

Confieso que era escéptico. Pensaba que Vinicius podía ser un buen suplente para el Madrid, de estos futbolistas que irrumpen desde el banquillo para ser útiles con su velocidad y sus regates cuando los jugadores contrarios empiezan a cansarse. No me imaginaba que el brasileño llegaría a convertirse en un pilar del equipo. Así que confieso mi error. Sin embargo, creer que Vini, tal y como le llamamos con cariño, ya se ha instalado para siempre en una especie de clase alta de este deporte, que va a seguir progresando pase lo que pase y que nunca su puesto de titular se cuestionará me parece bastante ilusorio. Porque ha aparecido en las últimas semanas un gran peligro y Vinicius empieza a caer en la trampa.

No es que las alabanzas le hayan subido a la cabeza pero, de vez en cuando, pierde sobre el campo esa frescura y esa alegría que normalmente le caracterizan. Sus gestitos durante los partidos, sus pequeñas provocaciones al rival, sus repetidas quejas cuando le tocan están provocando cierto rechazo entre sus compañeros de profesión. Hasta tal punto que su imagen sale un poco dañada y que existe la voluntad entre los defensores de otros equipos de cazarle. En el Madrid son conscientes de ello y están trabajando con Vini para "limpiar" este defecto.