Benzema y el 50% de Vinicius

Saber que Karim Benzema ha viajado a París y se ha ejercitado en el césped del Parque de los Príncipes es de por sí un enorme alivio para el Madrid. Queda simplemente por saber si el delantero francés jugará de inicio esta noche contra el PSG o si entrará en la segunda parte. Las sensaciones son buenas y el hecho de que mi compatriota haya sido el futbolista escogido para representar a su equipo, junto con Ancelotti, en la rueda de prensa previa aparece sin ninguna duda como una señal de que probablemente esté en el once. No hace falta que recuerde la importancia de Benzema para la eficiencia del Madrid de cara a la portería contraria (un solo gol en los últimos tres encuentros sin el galo) y en la fluidez del juego de ataque porque es una evidencia para cualquier observador honesto.

Es otro aspecto que me gustaría subrayar y que me parece realmente determinante para los intereses de los merengues. Sin Benzema, Vinicius no es tan Vinicius. Diría incluso que el brasileño da la mitad de lo que puede dar cuando no está al lado de Karim. Le falta una doble referencia. Porque primero el francés le enseña con sus movimientos la dirección que debe dar a su juego y porque segundo se erige como el punto de apoyo que le da o devuelve la pelota con precisión e inteligencia. Una pared Vini-Karim-Vini se ha convertido en todo un clásico del Madrid actual.