Mentalidad Imparable

Claves para entrenar una mente ganadora.

Autor: Mónica Pascual
POR
Mónica Pascual

MENTALIDAD IMPARABLE

Dispara tu mentalidad en cinco semanas (II): cómo reconocer tus áreas de mejora

¿Conoces cuáles son tus puntos fuertes y tus áreas de mejora? Averigua cuáles son con este sencillo test.

0
Dispara tu mentalidad en cinco semanas (II): cómo reconocer tus áreas de mejora

Bienvenido al segundo artículo de la guía que hemos preparado para que puedas potenciar tu mentalidad en cinco semanas. La semana pasada pusimos el foco en la toma de control. Es decir, en la capacidad de tomar conciencia de la influencia que ejerce la mente en tu rendimiento físico y deportivo. Ahora es el momento de mirar hacia dentro de forma honesta y crítica: para ser capaces de autoevaluarnos.

Iniciar un ascenso hacia la mejora de nuestro rendimiento sin saber en qué estado nos encontramos, es como empezar una empresa sin un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades). Por eso es necesario poner el foco en el autoconocimiento: reconociendo nuestras áreas de mejora, puntos fuertes y zonas ciegas mediante la autocrítica.

Recuerda que el objetivo no es ser perfecto, sino ser cada vez mejor. Eso es poner el foco en la mejora continua. Si no sabemos qué analizar, el lugar de dónde partimos y cómo medir la evolución, no sabremos si hemos llegado o no y lo más importante: no sabremos dónde poner los esfuerzos para llegar.

La herramienta clave que nos conduce al autoconocimiento y la mejora es la medición. Como dijo William Thomson Kelvin (Lord Kelvin), físico y matemático británico (1824 – 1907): “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”.

Por eso es tan importante medir. Porque cuando te conoces y conoces tus límites (tus áreas de mejora) puedes entrenarlas. El análisis está al servicio de la mejora y el avance y eso implica hacer autocrítica y aceptar las críticas de otros. Pero, ¿somos capaces de gestionar la crítica? ¿De ser realmente honestos y aceptar? No lo dudes. Sé sincero. Tienes más que ganar que perder. El principal riesgo de no tomar tiempo para autoconocerse es que podemos pecar de un exceso de confianza.

Si recuerdas las paradas que contiene este ascenso y que están dibujadas en el mapa mental road, verás que ya hemos hecho un salto hasta encontrarnos en la etapa del autoconocimiento. ¿Qué pasa con el mindset, las metas y la motivación, también marcadas en la ruta justo antes de llegar al autoconocimiento? Las abordo en un programa completo que compartiré más adelante. De momento, he seleccionado cinco grandes ‘conquistas’ para que puedas formar parte de esta pequeña gran expedición.

Mental Road Dispara tu Mentalidad. Autoconocimiento

Mental Road Map by

Identifica tus áreas de mejora

Para que puedas saber en qué punto te encuentras he preparado este sencillo test. Vamos a meternos de lleno en la práctica con una herramienta que tiene por objetivo ayudarte a tomar una mayor conciencia de cuáles son tus puntos fuertes, áreas de mejora y puntos ciegos, a través de tu propia reflexión y la de terceras personas, en relación a algunas de las competencias clave y necesarias para entrenar tu mente.

Si eres deportista es posible que de algunos ya seas consciente, pero quizá de otros no. Este será tu punto de partida para comenzar a entrenar tu mente y aumentar tu fortaleza mental. Contesta indicando en qué grado crees que lo desarrollas, según la siguiente escala:

1: No lo hago en absoluto

5: Lo hago de manera excelente

Además, como parte del ejercicio quiero retarte a que invites al menos a un observador externo que te evalúe, cuántos más mejor. Puede ser tu entrenador, compañeros de entreno o una persona que te conozca muy bien.

TEST DE AUTOCONOCIMIENTO MENTAL ROAD

*Recuerda: puntúa de 1 a 5, siendo 5 el máximo valor.

1. Tienes claros tus objetivos de la temporada, así como de cada una de las competiciones.

2. Pones toda la carne en el asador, te esfuerzas por conseguir aquello que te propones.

3. Te enfocas en hacer entrenamientos de calidad, dando lo mejor de ti en cada uno de ellos. Entrenas con intensidad alta y positiva.

4. Sabes analizarte para mejorar y seguir avanzando.

5. Participas de manera activa y aportas en la planificación de la temporada deportiva.

6. Afrontas las dificultades que surgen durante la temporada.

7. Empatizas y conectas con tus sentimientos y los de los demás.

8. Eres capaz de gestionar emociones fuertes durante las competiciones.

9. Tienes una comunicación fluida con tu entorno deportivo (entrenador, coach, compañeros).

10. Te gusta trabajar en equipo. Disfrutas del trato con otros compañeros y de entrenar con otras personas.

11. Sabes trazar la mejor estrategia para la competición.

12. Tienes un procedimiento de competición que te permite estar al 100% en el momento de competir.

13. Tras la competición dedicas un tiempo para reflexionar sobre aquello que ha funcionado y lo que ha faltado.

RESULTADOS: ¿cómo interpretarlos?

Analiza tu valoración interna y compárala con la media de las valoraciones de los observadores externos. Pueden darse cuatro supuestos:

A. Puntos Fuertes Reconocidos: aquellas áreas de alta valoración que coinciden con la de tus evaluadores externos. Valoraciones entre 4 y 5.

B. Áreas de Mejora Reconocidas: aquellos aspectos de baja o media valoración que coinciden con la de tus evaluadores externos. Valoraciones entre 1 y 3.

C. Puntos Fuertes No Reconocidos: aquellos aspectos en los que tú te has evaluado por debajo de la media de los observadores externos. Ejemplo, tu valoración es de 3 y la media de tus evaluadores es 4,5.Estos son aspectos de tu mentalidad que dominas más de lo que piensas. Para mejorarlos se requiere de un trabajo centrado en el auto-reconocimiento, es posible que estés pecando de exceso de autocrítica. En siguientes competiciones, céntrate en localizar estos aspectos y valórate de una forma más consciente.

D. Áreas de Mejora Encubiertas: aquellos aspectos en los que te has evaluado por encima de lo que ha manifestado tu entorno. Ejemplo, tú te has valorado con un 4 y tu entorno te ha valorado con un 2 o un 3. Aquí estás ante una zona ciega.

¿Sabes qué es una zona ciega? Se denominan zonas ciegas a las áreas que un deportista o profesional no es capaz de ver por sí mismo y que, sin embargo, juegan un papel clave en su rendimiento. El problema que se asocia a estas áreas es que, si el deportista no las ve, no es consciente y por tanto no puede gestionarlas ni entrenarlas.

Ahora que ya tienes una valoración más completa sobre ti mismo y una visión más consciente de tus áreas de mejora y puntos fuertes, es tu momento para trazar un plan de acción efectivo, aprender y mejorar.

Ya hemos dado un paso más hacia nuestro objetivo de fortalecer “el músculo” más importante de tu cuerpo, la mente.

¿Te perdiste la primera parada de esta guía? No te preocupes, aquí la tienes.

No te pierdas el resto de artículos para seguir ascendiendo.