La magia del Tenis

Pasión por los cuatro costados

Autor: Carlos Coll Martínez
POR
Carlos Coll Martínez Twitter

LA MAGIA DEL TENIS

Así influye la tensión del cordaje de tu raqueta de tenis

Conoce bien todas las claves de la importancia de la tensión de las cuerdas de tu raqueta de tenis para optimizar tu experiencia en la pista.

raqueta impactando una pelota de tenis en camara lenta
Anatoly Antipin (YouTube)

Cuando jugamos al tenis, vamos a encontrar un montón de factores que van a influir en nuestro juego: raqueta, zapatillas, bolas, superficie, clima... Sin embargo, dentro de la raqueta, también encontramos un elemento que va a ser determinante: el cordaje.

En anteriores publicaciones de La Magia del Tenis, hemos hablado de los cordajes, pero no hemos profundizado en la importancia de la tensión a la hora de jugar. En muchas ocasiones, cuando hablo de este tema con algunas personas que practican tenis de forma amateur igual que yo, todavía no tienen muy claro de qué manera influye una mayor o menor tensión en su tenis. Por ese motivo, hoy vamos a ver algunas claves muy importantes al respecto.

Poca o mucha tensión

Cuando vamos a encordar una raqueta, es importante que tengamos una referencia de cuánto es mucha y poca tensión. Normalmente, yo suelo encordar a 24 o 25 kilos, que es una tensión media. Si encuerdas tu raqueta con menos de 23 kilos, entonces estarás poniendo una tensión baja, mientras que si lo haces por encima de 25 kilos, se considera que las cuerdas de tu raqueta tienen una tensión alta.

Potencia y control

La potencia y el control de la pelota están directamente relacionados con la tensión de tu cordaje. Cuando ejecutas un golpe, las cuerdas se mueven, y ese movimiento dependerá de lo tensas que estén; así, unas cuerdas flojas van a tener un rango de movimiento mucho mayor que unas cuerdas con más tensión. Cuanto más se muevan las cuerdas, mayor energía almacenan y mayor es, por tanto, la potencia generada; no obstante, debes tener en cuenta que también será menor la predicción del ángulo con la que la bola saldrá de tu raqueta. Sin embargo, cuando el cordaje más tenso, su rango de movimiento será menor y tendrás mayor control sobre la dirección y la potencia de la pelota.

Lesiones

En el momento en el que se produce el contacto cordaje-pelota, se generan impactos y vibraciones que se transmiten desde las cuerdas hasta tu brazo, pasando por el marco de la raqueta. El tiempo de contacto cordaje-pelota varía ligeramente entre un cordaje tenso y un cordaje flojo; cuando un cordaje tiene poca tensión, la pelota permanecerá mayor tiempo en contacto con las cuerdas, lo que ayudará a que sea el propio cordaje el que absorba casi todas las vibraciones que genera el impacto. Por el contrario, si el cordaje está muy tenso, el tiempo de contacto será inferior, el impacto será más brusco y las vibraciones se transmitirán principalmente al marco de la raqueta y, por ende, a tu brazo.

Tu tensión ideal

Es normal que tengamos la sensación de que un jugador que está aprendiendo necesita sobre todo control, más que potencia. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, cuando todavía no somos capaces de impactar regularmente con el punto dulce de la raqueta, necesitamos un cordaje más suelto que nos ayude a generar potencia cuando no golpeamos con la parte central de las cuerdas o cuando no completamos el swing.

Sin embargo, si eres un jugador avanzado, que varía los efectos y que golpea la pelota de manera agresiva, necesitas tener el control de tus golpes, puesto que ya eres capaz de generar potencia por ti mismo y no necesitas que el cordaje te ayude.