El peso de LaLiga lo fija la Champions

Ahora que está tan en boga el pesimismo respecto a LaLiga porque Messi se nos ha ido (como en su día Cristiano), me anima ver los bombos de la Champions, que es ‘la que da y la que quita’, como se dice en el mundo del toro de la plaza de Las Ventas. Sólo España tiene cinco equipos; dos en el primer bombo, el campeón de LaLiga y el de la Europa League; y tres en el bombo dos, ordenados según su coeficiente UEFA. En ese ranking tenemos a Madrid 2º, Barça 4º, Ateti 6º, Sevilla 10º (ex aequo con el Chelsea, ojo), y el Villarreal, 16º. Una muestra de poderío que desdeñamos porque Madrid y Barça vienen de un pasado próximo refulgente.

En el ranking UEFA nos ha adelantado Inglaterra (87 a 80, por 63 de Italia, 61 de Alemania, 44 de Portugal y 43 de Francia, lo que explica que Mbappé quiera salir de allí). Yo no sería demasiado autodestructivo por ello. Inglaterra tiene mejores ingresos de televisión locales (más habitantes y mejor implantación de la tele de pago, que en España sufrió el sabotaje insano de Aznar a PRISA) y también en zonas del mundo como la Commonwealth y el Sureste asiático, en las que su campeonato goza de viejo prestigio. Por si fuera poco, hay seis clubes, los ya conocidos como el Big Six, con inyecciones extra de dinero ajeno a la industria.

Venimos de años con Cristiano y Messi en el centro de la escena mundial, rodeados de jugadores que sin ellos ganaron en cinco años dos veces la Eurocopa y el Mundial. Eso fue producto de una conjunción astral que no merece la pena añorar. Ahora toca pelear sin aquella ventaja, confiando, eso sí, en que Mbappé venga, Memphis confirme sus buenas impresiones iniciales, el Cholo y Lopetegui mantengan el pulso que tiene de puntillas a sus jugadores y el Villarreal de Emery siga con ese nervio, buen juego y disposición que le llevó a su primer título europeo. No hay el dinero extra de la Premier, pero hay mucha gente que hace las cosas bien.