El Derbi

Atlético de Madrid - Real Madrid

Benzema: Vuelve el llanero solitario

Imagino que Zidane ha descansado mucho mejor esta noche sabiendo que su niño bonito va a poder ser de la partida en el Wanda si no pasa nada raro hasta el final de la semana. Desde la salida abrupta y poco medida de Cristiano del club, el francés se ha convertido en el único futbolista del plantel con fiabilidad de cara a la portería contraria. Detrás de Karim, el desierto. O lo que es más preocupante: detrás de Benzema solo están Casemiro y Ramos. Ni los centrocampistas ofensivos ni el resto de jugadores de ataque del equipo, han sido capaces de mostrar la personalidad y la calidad suficientes como para que el entrenador se pueda fiar de ellos en las grandes ocasiones.

Después de varias semanas de baja puede parecer precipitado que el francés entre de inicio ante un equipo tan físico como el del Cholo, pero es que no queda otro remedio. Es el último tren por la liga y la corrida será de puerta grande o enfermería. Cuando llegue el final de la temporada será momento para la reflexión y la crítica. Alguien en el club debería responsabilizarse de la cantidad de pasta dilapidada en delanteros de medio pelo sin la categoría suficiente como para sostener el 9 del Madrid en la espalda. Otra temporada sin contratar a un killer de los grandes sería imperdonable y Florentino tendrá que sacar imaginación y dinero de la chistera para rectificar su grave error de planificación.

Pero hasta llegar a ese instante a Benzema le toca pelear en solitario, consciente de que sin sus goles será imposible ganar algo cuando llegue la primavera. El francés, en su mejor momento de maduración personal y profesional, está capacitado para asumir el reto y convertirse en el salvavidas de un vestuario que celebra su retorno en el momento en el que los cracks se sienten en su zona de confort...