El ejemplo de Chris Wilder

El Sheffield United va a descender. No hay que ser un lince para pronosticarlo con acierto: va último en la Premier League y está a 15 puntos de la zona de salvación. Su inicio de curso fue terrorífico: en las 17 primeras jornadas de competición, perdió quince encuentros y empató dos. Ni entonces -ni parece que ahora- peligró el puesto de su entrenador: !Chris Wilder no va a ser destituido!, afirmaban desde las altas esferas del club. Y era verdad.

Para entender esta extrema confianza en Wilder hay que poner en contexto quién es él y qué ha hecho desde que llegara al banquillo de los "blades" en verano de 2016. Fue jugador del club en sus tiempos de futbolista, llegando a disputar más de 100 partidos con la camiseta rojiblanca. Nacido en un suburbio de Sheffield, siempre se ha declarado aficionado del United desde niño. Pero lo que le mantiene en el cargo es su valía como estratega: cogió al equipo en League One y lo ascendió dos categorías hasta instalarlo en la Premier League, en la que acabó noveno la temporada pasada tras coquetear con posiciones europeas durante todo el curso. La plantilla con la que logró esta hazaña parecía, de largo, la peor de primera división.

Chris Wilder, entrenador del Sheffield United.

Esa misma plantilla, con algunos retoques y sin el entusiasmo y la inercia del ascenso que tanto impulso les dieron, no ha podido reproducir el mismo rendimiento que le hizo volar hace doce meses y se ha visto lastrada por el peso psicológico de un comienzo horroroso. Pero el club, en una decisión que nos reconcilia con ese fútbol antiguo en el que se premiaba la lealtad, ha entendido que si Wilder demostró ser el hombre idóneo para el cargo lo tiene que seguir siendo incluso si tiene un año malo. Y que él es el más indicado para intentar volver a ascender la temporada que viene porque ya ha demostrado que lo puede hacer. Tienen en el Norwich un buen espejo en el que mirarse: Daniel Farke subió a los “canarios” a la Premier, lo mantuvieron en el descenso posterior y hoy vuelve a liderar la tabla de segunda con siete puntos de ventaja.