Otro líder para el Movistar

El Movistar Team sufrió una revolución interna al término de la temporada 2019. Se marcharon Nairo Quintana y Mikel Landa, dos experimentados líderes para las grandes vueltas, y Richard Carapaz, que había emergido durante ese mismo curso con su victoria en el Giro de Italia. Se quedó Alejandro Valverde, el jefe, pero ya con 40 años en su carnet de identidad y en sus piernas. Junto al murciano tenían que crecer dos jóvenes, esa era la apuesta. Por un lado, Marc Soler, vencedor del Tour del Porvenir en 2015 y de la París-Niza 2018, un ciclista que había lucido en labores de apoyo y que pedía más galones. Por otra parte, Enric Mas, su fichaje estelar, que había deslumbrado en 2018 con la segunda plaza y la etapa reina en la Vuelta a España, y que miraba con ojos golosos al Tour de Francia.

La jugada no salió del todo bien, aunque tampoco desastrosamente mal. Cuestión de prisma. En una temporada atípicamente corta y desnaturalizada, Valverde no pudo alzar los brazos por primera vez en su carrera. A su edad y con su palmarés, no sería justo juzgarle por ello. Soler fue el único ganador, el autor de dos victorias en Mallorca y en la Vuelta, donde además exhibió una enorme combatividad. Sin embargo, la regularidad se le resiste en las grandes. Mas, por último, repitió el resultado en el Tour y en la Vuelta: quinto. No anda lejos de los podios, pero aún le falta una pedalada para estar a la hora de los gallos. Ante este panorama, y a la espera de que sigan creciendo, el Movistar ha echado sus redes a otro líder de la misma generación, un año menor que Marc y un año mayor que Enric. Se trata de Miguel Ángel López, alias Superman, un escalador colombiano que en este 2020 conquistó la etapa reina del Tour en el Col de la Loze y que ya ha catado los podios del Giro y la Vuelta. Un bravo corredor que, si evita su propensión a las caídas, puede aspirar a todo. Un gran fichaje.