Sergio Ramos falló dos penaltis y...

‘Sergio Ramos estará mañana desde las 12h fallando penaltis en la FNAC de Callao’. Apenas terminó el partido recibí ese mensaje, y tras él unos cuantos de parecido tenor, aparte de memes. Sergio Ramos excita al antimadridismo, gustoso de cultivarle imagen de botarate. Aquella felicitación varios meses tardía a las campeonas de waterpolo, la copa caída del autobús, su inglés felicitando las fiestas, el penalti a las nubes ante Neuer... Cada traspiés suyo ha sido celebrado jubilosamente por el amplio y largo mundillo antimadridista. Esos dos penaltis, tirados a cuál peor, son, claro, una ocasión que no podían dejar pasar.

¿Por qué tiró el segundo? Porque es el especialista y porque se atrevió. Se lo podria haber cedido a Morata y estaría libre ahora de tanto dardo, pero le pareció propio hacerse de nuevo cargo de la responsabilidad. Hasta fallar el primero, llevaba 25 seguidos sin fallo. Tras fallar dos, lleva 34 aciertos y 6 fallos en 40 lanzamientos (incluyo los de las tandas; son todos de máxima tensión y responsabilidad). Números de gran especialista. Y fallar uno no implica fallar el siguiente. Hace poco el valencianista Carlos Soler falló un primer penalti ante Courtois y a renglón seguido le marcó tres. Nada insta a que el que falle no repita.

La cuestión con Sergio Ramos es que se convirtió en el jugador franquicia del Madrid una vez que se fue Cristiano Ronaldo. La ojeriza contra éste se le traspasa a Sergio Ramos, que tendrá sus cosas, pero da gusto escucharle en las declaraciones post-partido, no siempre fáciles, y tiene una carrera legendaria. Tras estos dos penaltis muchos hasta preguntan por qué juega. Juega y jugará hasta que haya uno mejor para su puesto. Mientras, seguirá acumulando partidos y supongo que tirando penaltis. Otra cosa es que empiece a perder velocidad, que algún síntoma da. Por ese talón sí puede entrarle la saeta fatal, no por dos penaltis fallados tras 25 aciertos.