La pataleta de Pogba con el Madrid

Con el mercado cerrado a cal y canto y en medio de una crisis financiera en el fútbol que, al menos a los clubes de LaLiga, impide hacer grandes dispendios. Cuando empieza a sonar con tanta fuerza el nombre de una estrella en ciernes, Camavinga, de sólo 17 años (aunque a Pogba, con 27, todavía le queda lo mejor de su carrera). Por mucho que diga que todavía no está tratando su renovación con el United suena a pataleta de la estrella, a un mensaje de impotencia para alguien que sabe que, muy probablemente, su tren de fichar por el Real Madrid ya ha pasado. Y es un tren, como suelen decir, que sólo pasa una vez en la vida.

Y a pesar de eso, Pogba ha tenido varias veces cerca cumplir su sueño de vestir de blanco, y más aún de ser entrenado por su amigo Zidane. Al menos dos. La primera fue en el verano de 2016. Zidane quería construir en torno a él su nuevo proyecto y el Madrid llegó a negociar con la Juve su traspaso. Pero las altas pretensiones económicas de la estrella (y la comisión de Raiola) dieron al traste con el negocio. Se fue al United por 105 millones más 40 para Raiola (porque así lo estipulaba el contrato del agente con la Vecchia Signora, no en vano, Pogba había ido gratis a la Juve). La segunda en 2019, cuando dijo aquello de "es el momento de iniciar un nuevo desafío". Pero ya era tarde para Florentino... Ahora, lo sigue siendo.