La sombra de Marc Márquez sale del Mundial

Ahora, sí. Marc Márquez se despide del Mundial. O sería más correcto escribir que se despide del título. Al Mundial es posible que sí pueda volver en la actual temporada, dentro de “dos o tres meses”, como advierte el comunicado que Repsol Honda difundió este sábado, pero la séptima corona de MotoGP se ve inalcanzable. Ya estaba previsto que esta semana sumara su quinto cero del campeonato en el GP de Estiria, y con la nueva previsión añadirá al menos otros tantos. Ya no hay matemáticas ni milagros que puedan coronarle. Aquellas prisas mostradas al salir de la primera operación, cuando incluso participó en los libres sólo cuatro días después del quirófano, se han transformado en una profunda cautela tras su recaída y segunda intervención. Ahora no hay más prioridad que una buena recuperación.

Desde hoy, la larga sombra de Márquez no condicionará más el rendimiento de sus rivales. Pista libre para el nuevo campeón. En su ausencia, nadie ha agarrado las riendas con firmeza. Fabio Quartararo, el líder, es quien mejores sensaciones ha dejado con su dominio en las dos primeras citas de Jerez, pero luego se ha derretido ante la presión. En la última carrera sacó al fin la cabeza Andrea Dovizioso, el sucesor natural si nos atenemos a sus tres subcampeonatos. Su experiencia puede ser decisiva. Y entre medias, alternativas y sorpresas: una victoria de Brad Binder en su tercera participación, una pole de Johann Zarco, podios de Franco Morbidelli y Joan Mir… La nueva MotoGP goza de una anarquía absoluta. Como último ejemplo, Pol Espargaró saldrá primero este domingo en Estiria con su KTM, lo que confirma sus progresos exhibidos en las recientes semanas. Vuelve a ser candidato a todo, si logra acabar la carrera. Paradójicamente, Pol será compañero de Marc el próximo curso en Honda, una montura que muestra un enorme vacío sin su campeonísimo a los lomos.