El Manuela correrá la Vuelta

La jornada del viernes se fue cubriendo de noticias de ciclismo. Algunas de ellas, esperadas. Otras, insólitas. La sorpresa del día fue la llegada de un empresario granadino, Francisco Huertas, para patrocinar al Mitchelton australiano de los hermanos Yates y Esteban Chaves. El equipo pasará a llamarse Team Manuela Fundación, vestirá de rosa y negro, y será español en 2021. El Movistar ya no estará solo en el World Tour. La noticia, si no se diluye por el camino, hay que considerarla extraordinaria para el desértico pelotón nacional. Huertas, que ya desembolsa 300.000 euros en un equipo sub-23, aportará ahora 20 millones. Otra galaxia. Su desembarco, si llega a buen puerto, resucita un clásico de la historia del ciclismo: la figura del mecenas dispuesto a invertir en sus deportes predilectos.

El Manuela, como World Team, ya tiene plaza en las grandes carreras. Entre ellas en la Vuelta a España, que este viernes presentó las modificaciones que sustituyen al trazado de Portugal. La primera es una maratón antiVuelta de 235 kilómetros entre Mos y Puebla de Sanabria. Al tener que bordear el país luso, quedaban pocas alternativas. Y la segunda compone una atractiva etapa entre Salamanca y Ciudad Rodrigo para calentar piernas antes de La Covatilla. La supresión de los tres días iniciales en los Países Bajos y estos dos retoques han dejado una Vuelta de 18 etapas que logra conservar sus principales atractivos: Arrate, reconvertido en una inusual primera etapa con final en alto; Moncalvillo, Tourmalet, La Farrapona, Angliru, la cronoescalada de Ézaro… Sus dos grandes incógnitas exceden el recorrido. Una: cómo condicionará la carrera la climatología por el norte peninsular en el avanzado otoño. Y dos: cómo podrá moverse esa caravana de casi 3.000 personas por media España en la nueva normalidad. El tiempo nos resolverá estas interrogantes. Y también las del equipo Manuela.