La gran amenaza para el Dortmund en el regreso

Cuando el sábado se reanude la Bundesliga y el Schalke 04 se enfrente a su histórico rival, al menos podrá agradecer que la larga suspensión de la competición le habrá hecho olvidar que se encontraba en una pésima dinámica antes de que todo se detuviera. Si hoy hablamos de cinco equipos jugándose cuatro plazas de Champions y no lo hacemos de seis conjuntos en la pelea es porque el cuadro del Gelsenkirchen acumula siete encuentros consecutivos sin ganar. Una mala racha que lo alejó de los Leverkusen, Gladbach, Dortmund, Leipzig y Bayern, con los que formaba parte del grupo de cabeza antes de desplomarse. La caída en picado del rendimiento del cuadro de David Wagner coincidió con los problemas físicos del futbolista de su plantel que más ha sobresalido en la presente campaña: Suat Serdar.

Con siete goles anotados en dieciocho partidos jugados, Serdar es el centrocampista de la Bundesliga con mejor promedio realizador. Ninguno de sus tantos ha llegado a balón parado. Todos los ha marcado apareciendo desde segunda línea, ya sea acompañando acciones de contragolpe o rompiendo por sorpresa, resultando indetectable para dispositivos defensivos cerrados. Su golpeo desde media distancia con el interior de la pierna derecha es extraordinariamente preciso. Son virtudes, todas ellas, muy apreciadas en Inglaterra, donde jugadores de características similares como Gerrard o Lampard han marcado una época. Por ello, el Schalke teme que su gran diamante pueda volar a la Premier, y pretende extenderle un contrato que finaliza en 2022.

Hijo de padres turcos pero nacido en Alemania, ha sido internacional en categorías inferiores con el país germánico, y Löw ya le ha hecho debutar con la absoluta. Tras disputar minutos en la fase de clasificación para la Eurocopa, ya no hay posibilidad de que pueda cambiar de combinado nacional. La mannschaft se ha asegurado, pues, un relevo para las posiciones interiores de su centro del campo, una zona clave en la escuadra campeona del mundo en Brasil con Schweinsteiger, Khedira y Kroos, pero que empezaba a acusar la falta de recambios. Viendo que Löw ha apostado recientemente por Kimmich como mediocentro más posicional, tendría sentido que su acompañante en el futuro, cuando acabe el ciclo de Kroos, tuviera un perfil dinámico como el que ofrece Serdar. En la explosión del interior de origen turco ha tenido mucho que ver David Wagner, el técnico que llegó el pasado verano al Schalke 04 tras el milagro que logró en Inglaterra ascendiendo al Huddersfield y evitando el descenso en el primer año en la Premier.

Suat Serdar, en una acción de esta temporada con el Schalke 04.

Nunca antes Serdar había tenido tanto gol: ni en el Mainz, donde debutó en la máxima categoría, ni en su temporada de estreno en el Schalke. Wagner le ha construido un ecosistema idóneo: con Mascarell o McKennie en un rol más defensivo y con Harit en el enganche. De este modo, Serdar puede actuar con libertad, en zonas intermedias. No está obligado a mantener la posición ni tampoco le marca de cerca el mediocentro rival. Y es así como se ha destapado.