Tokio 2020: Nadal, Gasol, Valverde...

Se abre un año olímpico. Esta vez toca repetir en Tokio, y no dejo de contemplar ese lejano escenario con la añoranza de lo que pudo ser y no fue. Madrid presentó candidatura (Buenos Aires, 2013) con una oferta adaptada a la realidad social y económica de un mundo sumido en una profunda crisis. Adaptar los JJ OO a las ciudades, no las ciudades a los JJ OO, era la consigna. Tokio presentó un proyecto contrario, expansivo y optimista, a todo meter, y nos ganó. Un año después se aprobó la Agenda 2020, que justificó una reducción estricta del presupuesto, desplomado de los 30.000 millones de dólares iniciales a 13.000. O a 11.000, según otras fuentes.

El tiempo nos ha dado la razón, pero tener la razón antes de tiempo es como no tenerla, y nos volvimos de Buenos Aires sin ganas ya de presentar más a Madrid tras ese que fue tercer chasco consecutivo. Pero iremos a Japón con buena cara y con representación numerosa, porque el año preolímpico ha sido estupendo. De equipos, sólo nos falta clasificar a los dos de balonmano y al femenino de baloncesto. La financiación pública de nuestro deporte no es la que llegó a ser en mejores días, pero han aparecido apoyos privados (UCAM, Iberdrola, Telefónica, LaLiga, la Fundación Trinidad Alfonso...) que lo compensan largamente.

Con suerte, allí tendremos a Nadal, Valverde y Gasol, tres jabatos enfrentados a los estragos del tiempo. Y quizá a Sergio Ramos, que se ha ofrecido, y a Piqué, dispuesto a secundarle, para dos de las tres plazas sin límite de edad. De la Fuente, el seleccionador, no lo mira mal. Ya ha declarado que no tiene la puerta cerrada a nadie. Eso le daría un atractivo extra al retorno de nuestro fútbol a los JJ OO. En chicas, que serán en torno a la mitad de una expedición que podemos estimar en un total de 300, tenemos a Lydia Valentín, Carolina Marín, Mireia Belmonte... Nuestro deporte es fuerte y así deben corroborarlo estos JJ OO que nos trae 2020.