El pasito de Enric Mas y el salto de Marc Soler

Alejandro Valverde ostenta los galones de líder absoluto del Movistar Team, deportivo y espiritual. Pero es un capitán que cumplirá 40 años en abril y necesita compartir esfuerzos con otros compañeros, igual que lo ha hecho en las últimas temporadas con Nairo Quintana, con Mikel Landa, con Richard Carapaz… Tres ciclistas competitivos y solventes en las vueltas de largo recorrido. El excedente de jefes generó finalmente fricciones entre ellos, demasiados gallos en el corral. Los tres hicieron las maletas, Valverde se volvió a quedar solo, y el equipo telefónico ha tenido que reinventarse. ¡Y de qué manera! El Movistar ha revolucionado la plantilla con 14 caras nuevas de los 28 integrantes, justo la mitad, con once corredores por debajo de los 25 años. Una apuesta de futuro que se personifica en dos nombres propios: Enric Mas (24), el principal fichaje para esta campaña, y Marc Soler (26), un ciclista formado en la casa. Sobre ellos dos recaerá la responsabilidad en las grandes rondas. Como dijo Eusebio Unzué: “Ambos deben empezar a pensar como líderes”. Ya sin red.

Valverde hizo una descripción más precisa: “Soler debe dar el salto, y Mas, el pasito que le falta”. Son dos casos diferentes. Enric ya ha subido al podio en la Vuelta 2018, donde acabó segundo y conquistó la etapa reina. Luego, su irregular debut en el Tour 2019 dejó algunas dudas que tendrá que disipar en el próximo curso. Le falta ese pasito. Soler, por su lado, ha ofrecido destellos, como sus victorias en el Tour del Porvenir 2015 y en la París-Niza 2018, pero en las grandes aún no ha asumido la jefatura, aunque sí ha exhibido su calidad en el trabajo colectivo. La incógnita es mayor. Tiene que dar el salto. Ambos protagonizaron el momento cómico de la presentación con un intercambio de zascas. El ambiente parece óptimo. Y eso ya es un enorme avance tras los incendios del último año.