Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

Froome y Nibali daban ejemplo

Recientemente manifesté mi perplejidad por la ausencia de España en los Europeos de ciclismo, por la falta de motivación de los corredores para luchar por el maillot continental, con excusas de tan dudoso peso como que dos días después debían competir en Burgos. Desde entonces se vienen publicando los participantes para la Vuelta y el mismo asombro crece al comprobar que muchos ases evitan el desafío, a pesar de no haber justificado todavía la temporada. Ayer se confirmó una noticia esperada: la baja del vigente ganador, Simon Yates, que tras tropezar en el Giro escogió acudir al Tour, donde ganó dos etapas, dos buenos triunfos que no deberían llenar la ambición de un campeón de grandes rondas. Al margen de su discutible elección, al menos Yates sí ha corrido dos, cosa que no van a hacer otros gallos.

A Geraint Thomas, un vencedor del Tour, parece valerle con acabar segundo en París. Hubo un tiempo en que los suspensos de julio se recuperaban en septiembre. Luego está el caso de Enric Mas, el segundo de la última Vuelta, que además es español, quien ha descartado la carrera de casa como revancha de su irregular Tour. Aquí se añade la explicación de su edad, 24 años, un argumento similar al de Iván Sosa, de 21, cuya forma deslumbra en Burgos. Es muy típico del ciclismo guardar para la siguiente campaña y dejar pasar las oportunidades. Al hilo de esto recuerdo la charlotada de Richie Porte en 2018, cuando sesteó en la Vuelta porque había fichado por el Trek y ya ven: 11º en el Tour y, a sus 34, sin un podio en una grande. Froome y Nibali, por citar a dos foráneos, daban otro ejemplo. Y no hace tanto.