Bayern-Madrid, la gran rivalidad de Europa

Nada más acabar el sorteo los recuerdos se agolpan. Ningún enfrentamiento se ha repetido tantas veces en la Copa de Europa-Champions. Han chocado doce veces, once en eliminatorias y la otra en fase de grupos. El balance de esos 24 partidos da once victorias a cada uno y dos empates. En las eliminatorias directas el Madrid ha pasado seis veces y el Bayern cinco. En aquella fase de grupo pasaron los dos. Hasta no hace mucho, el Bayern era la Bestia Negra del Madrid. Es el equipo que más ha irritado al Bernabéu. Los últimos años ha cambiado la tortilla, el Madrid ha mejorado su posición relativa ante el Bayern, pero....

Más allá de la estadística, uno cierra los ojos y ve cosas, muchas de las cuales el Madrid querría que no hubieran ocurrido: el Loco del Bernabéu, la expulsión de Amancio en Múnich en su último partido europeo, el pisotón de Juanito a la cabeza de Matthäus, los cuernos de Augenthaler, el puro de oficio de la UEFA a Roberto Carlos por un cachete a Salihamidzic, el corte de mangas de Van Bommel, el gol mal anulado a Sergio Ramos que costó una eliminación, el penalti al limbo del propio Sergio Ramos del que hicieron burla Neuer y tanta gente. Y la dulce venganza de aquel 0-4 en Múnich, con Guardiola en el banquillo.

Y no se ha limitado al fútbol oficial. También hay agravios en los amistosos. En 1980, un Madrid sin rodaje aceptó un partido de verano en Múnich y volvió con un 9-1, la peor goleada recibida en su historia. El verano siguiente, el Bayern fue invitado al Trofeo Bernabéu y en su semifinal contra el Dinamo de Tbilissi sus arrogantes figuras, con Rummenigge a la cabeza, se mosquearon con el árbitro, Pes Pérez, y abandonaron el campo antes del descanso, dejándonos a todos con un palmo de narices. Estamos ante la gran vieja rivalidad de Europa, que estos años hemos perdido de vista por los Clásicos. Pero ahí sigue y siempre vuelve.