Estás leyendo

Tras 48 horas en Qatar...

Tras 48 horas en Qatar...

Dos días en Qatar o en cualquier sitio no dan para pontificar sobre lo que allí ocurre, pero sí sirven para sacar una idea y cruzarla con la que previamente se llevaba. Alejandro Elortegui y yo hemos estado dos días en Doha, invitados por la Academia Aspire, un centro para el desarrollo deportivo, no sólo en fútbol, sino en varios deportes más. Un espacio grandísimo con las mejores instalaciones que uno pueda imaginar y desarrollos informáticos de última generación. Lo dirige un español, Iván Bravo, ex del Real Madrid, y en él trabajan otros españoles, como Roberto Olabe, más algún viejo conocido por aquí, como Walter di Salvo, un sabio de la preparación física.

Pero no sólo con ellos nos vimos. Me hicieron sendas largas entrevistas en los dos principales canales, el nacional, Al Kass, y Bein, que viene a ser la marca deportiva de Al Jazeera. Y tuvimos encuentros con altos personajes del sistema. Lo mismo en las entrevistas televisivas que en los encuentros con estos personajes se detectaba cierto amargor por las críticas que están recibiendo desde que obtuvieron el Mundial.

Al respecto, hay dos temas ‘estrella’. El clima y las condiciones de los trabajadores de la construcción.

La cuestión del verano

Empezaré por el primero, menos espinoso. Para mi sorpresa, saqué la conclusión de que no había truco. De que ellos pidieron el Mundial pensando en hacerlo en las fechas habituales. Ellos viven allí, también en verano, y no les parece que el lugar sea inhabitable en esas fechas. Están ahí por muchas generaciones, conviven con eso. Casi les resulta ofensivo el espanto que en el resto del mundo produce la posibilidad de estar en un lugar en el que se alcanzan los 52 grados. Además, se sienten capaces de refrigerar no sólo los estadios (donde además se jugaría de noche, con 40 grados, no más calor del que hubo en México-86, por ejemplo, donde se jugaron muchos partidos, entre ellos la final, con el sol en su zénit) sino hasta las fan zone. En un debate posterior a mi conferencia me insistieron mucho en ello.

Es más, allí lo que se encuentra inhumano e inaceptable es que se haya podido jugar con el frío del invierno sudafricano. Para ellos los cero grados son mucho menos habitables que los cincuenta. Cuestión de dónde se ha nacido y vivido.

Con todo, no hay duda de que no será en verano. En recientes encuentros con Blatter y Platini les vi resueltos a trasladarlo a fechas en torno a fin de año. Ya veremos cuáles. Por mucho aire acondicionado que se pueda instalar, poquísimos aficionados de otros lugares se animarían a acudir a Qatar en verano. Sería un Mundial desambientado. Sin embargo, el invierno de allí es una primavera cálida para nosotros. Un tiempo ideal.

Alguien me habló del 15 de noviembre al 15 de diciembre. Habrá que trastornar los campeonatos nacionales en bastantes lugares, desde luego en Europa Occidental, y también la Champions, por supuesto. Quizá por eso Al Jazeera está en esa política intensa de comprar derechos de televisión en nuestro mundo. Con los derechos de televisión puedes disponer sobre los calendarios.

Para nuestro mundo futbolístico latino (en otros sitios de tradición como la Europa fría o Sudamérica ya se para en esas fechas) es un trastorno grave, desde luego, además de un ataque a una tradición de casi cien años.

Cuando vi resignados a Blatter y a Platini empecé a resignarme, y me ayudó a conseguirlo la idea de que con la elección de Qatar se conseguía (aparte de otros beneficios menos idealistas, como es de suponer) un nuevo salto en la universalidad del fútbol. Será el primer mundial en aquella región de la tierra, el primero también en un espacio islámico, no hay que olvidarlo. Pienso (y sobre eso reflexiono en mi último libro, ‘Tantos Mundiales, Tantas Historias’) que el Mundial es Mundial porque Jules Rimet tuvo la audacia de organizar el primero en Uruguay, lejos de la Vieja Europa, donde se había inventado el fútbol y donde residía la FIFA. Penó por ello. Sólo pudo enrolar a cuatro selecciones europeas, y tirando mucho de sus influencias: Francia, Bélgica, Yugoslavia y Rumanía. Esta última acudió como favor personal del Rey Karol a Rimet. Ni España ni Italia ni Austria ni Alemania ni Dinamarca ni Holanda ni tantas otras selecciones europeas fuertes quisimos acudir. La Europa de esos años concebía Sudamérica como un territorio a medio civilizar, poblado de indios, aventureros y la población emigrante europea, sacada de los lugares más pobres de cada país, particularmente de España, Portugal e Italia. Un mundo salvaje y primitivo. Pero se hizo allí, se descubrió que Sudamérica no era como pensábamos y el Mundial arrancó como un lazo entre dos continentes. Y según el fútbol se fue extendiendo, la Copa del Mundo fue abriendo su participación a más y más latitudes. Y tras un largo periodo de alternancia entre Europa y Sudamérica el Mundial se abrió a zonas futbolísticamente ‘exóticas’, a fin de ganar universalidad: Estados Unidos, Corea-Japón y Sudáfrica.

Así que un Mundial en Qatar conecta con esa vocación universalista del fútbol. En ese altar habrá que forzar los campeonatos un año.

El mayor problema está en Estados Unidos, donde la FIFA tiene vendidos los derechos de 2018 y 2022 a Fox y Telemundo. En esas fechas, noviembre y diciembre, se juegan NBA y fútbol americano. En enero hay JJOO de Invierno los años pares no olímpicos. ¿Se podría llevar este Mundial a enero de 2023, profanar también el número par? Cualquiera sabe.

El caso es que los qataríes sienten que el mundo abomina de su clima natural y que por eso mismo presenta el Mundial de Qatar como un problema. ¿Y por qué no vienen en verano, se preguntan ellos? Porque no somos capaces de resistir eso, hay que decirles. Hablando se entiende la gente.

Las condiciones de trabajo

Y luego está la otra cuestión, más espinosa y dura, la de las condiciones de trabajo de los obreros de la construcción, en su gran mayoría nepalíes. Viven en barracones incómodos e insuficientes, sin sus familias, por supuesto, van y vienen al trabajo en condiciones económicas y, sobre todo, están indefensos.

Para captar el problema y urgir a sus soluciones hay que dibujar previamente el cuadro. Qatar es un país nuevo. Hace cuarenta años ahí apenas había nada. Ahora Doha es una especie de Manhattan en pleno desierto, que crece y crece. El petróleo y el gas proporcionan unos recursos ilimitados. Los qataríes de origen compran apoyo humano de toda índole y procedencia pero al tiempo tratan de preservar su identidad y sus costumbres.

Qatarí de verdad se considera al que lo es de cinco generaciones. Vienen a ser el 5% de toda la población actual. Visten todos de impecable túnica blanca y la cabeza permanente cubierta por el pañuelo, sujeto con un cordón negro, del que cae un cordón rematado en borla por la espalda. Ellas, de negro, con el rostro tapado. Los qataríes tienen un sueldo estatal por el hecho de serlo, equivalente a unos 3.000 euros al mes, más subsidios por matrimonio, hijos... En puridad, no tendrían necesidad de trabajar, aunque casi todos lo hacen. Muchos de ellos han estudiado en Inglaterra o Estados Unidos. Más en Inglaterra tiempo atrás, más en Estados Unidos la última generación.

La siguiente capa de la sociedad la constituyen altos ejecutivos, en general de nuestro mundo occidental. El estándar viene a ser un poco este: el presidente de una empresa es qatarí, el director general, un ejecutivo de este tipo. Entre los empleados de más rango pueden mezclarse estas dos clases.

Hay una tercera capa de profesionales liberales, en general egipcios o sirios. Abundan entre los periodistas, por ejemplo. Los hay en todo tipo de profesiones. Tienen buena vida y son bien considerados.

Una cuarta capa es la de trabajadores auxiliares en hostelería, vigilancia y demás, de muy variada procedencia, en general asiática.

Y la quinta, realmente desfavorecida, es la de trabajadores de la construcción, en su inmensa mayoría del Nepal, cuya suerte no es envidiable. Asusta pensar cómo estarían en el lugar de donde vienen.

Un país que se construye tan rápidamente es campo ideal para empresas sin escrúpulos, en busca de enriquecimiento brusco, para contratistas piratas y para capataces desalmados que esperan hacer más dinero sobreexplotando a la mano de obra.

Y es una mano de obra desprotegida desde el origen, por la llamada ‘norma Kafala’. Llegan con un visado que es propiedad de la empresa contratante. No pueden cambiar de empresa sin el permiso de la primera y ésta puede retirarles el visado si entiende que no cumplen. Y hasta necesitan del permiso de la propia empresa para regresar a su país. Eso les expone a cualquier abuso, y es obvio que se están dando. Aunque el asunto no resulte visible, empieza a ser conocido y denunciado internacionalmente. El ritmo frenético de construcción (tres turnos diarios de ocho horas, día y noche, incluyendo las horas de más calor del verano) no hace más que agravar la situación. Eso y un descuido con las normas de seguridad extendidas desde hace tiempo en otros lugares.

Probablemente no todos los datos que circulan sean exactos. Se ha llegado a decir que han fallecido ya mil nepalíes en la construcción de estadios, pero eso no es posible, porque esta no ha comenzado. Apenas se ha iniciado ya el movimiento de tierras para el primero de ellos. Hay que pensar que estamos a ocho años vista. Pero sí, por ejemplo, las obras del metro, que tienen relación con el Mundial. Y hay cantidad de torres en construcción.

La reacción allí pasa, según se alarga la conversación, de unas primeras quejas contra los ingleses, a los que se acusa de una estrategia de difamación porque ellos pretendían el Mundial, a la aceptación de que hay algo que resolver. Incluso se está haciendo. En los días que estuve comprobé que se había emitido un decreto que obligaba al aire acondicionado en los barracones y en los camiones de transporte de trabajadores. Se quejan mucho de que las mejoras en ese sentido no aparecen en la prensa inglesa, que es la que les preocupa. Y me insistían mucho en que están incitando la visita de organizaciones como Human Rights Watch y el Sindicato Internacional de los Trabajadores, para ir comprobando los progresos en este campo sobre el terreno.

Mi impresión es que saben que hay un problema, del que los qatarís no se sienten responsables directamente, pero sí lo son indirectamente por negligencia ‘in vigilandi’, y que se han propuesto resolverlo.

Ellos quieren el Mundial para dar buena imagen de su país, y se encuentran con que hasta ahora les está dando imagen de ser un rincón de la tierra inhabitable en verano y de que se está desarrollando sobre una política esclavista.

Lo primero se tendrá que resolver haciendo el Mundial en invierno, no veo otra forma. Aunque no les entusiasme.

Lo segundo lo tendrán que resolver con leyes justas y vigilancia de que se cumplan. Me parece que se han puesto a ello. Aunque lo que veo muy difícil es que deroguen la ‘norma Kafala’, que viene a ser su valla de Melilla, o su muralla de México, para defender su identidad.

En todo caso, el Mundial será bueno, espero que en alta medida, para esos trabajadores nepalíes. Para estas cosas también es bueno el fútbol. Para conocernos unos y otros y copiar cada cual lo bueno de otras partes.

Respecto a sus costumbres, son sus costumbres. Me figuro que evolucionarán, aunque hará falta tiempo para comprobarlo. Hace cincuenta años, en España se vivía la Semana Santa con un recogimiento extremo. No se iba a las playas, no se exhibían en el cine películas que no fueran de Semana Santa, los cines no podían exhibir otras películas que las de argumento bíblico (ni la tele) y las radios no ponían música ligera, sólo clásica o de procesiones. Ninguna familia hubiera admitido entonces que su hija se acostara con el novio, ni la misma víspera de la boda, el divorcio no existía y ser madre soltera constituía un estigma insoportable. A los homosexuales se les podía aplicar la Ley de Peligrosidad Social. El país lo dirigía un general omnipotente que pasaba dos terceras partes de su tiempo cazando o pescando. Y había pena de muerte. Y nos dieron a organizar la Eurocopa de 1964, bien que en el formato reducido (cuatro partidos) de las fases finales de la época.

Hace cincuenta años, digo. Yo vivía y no soy el más viejo del lugar. En una generación ha cambiado mucho España. No sé cómo será Qatar dentro de una generación, pero seguro que el Mundial de 2022, con su inyección de universalidad, hará un efecto beneficioso en aquella sociedad. Y sospecho que ya lo está empezando a hacer en las deplorables condiciones de vida de los trabajadores nepalíes de la construcción.


17 Comentarios

Mostrar
avatar

Fernando

Enhorabuena por su artículo. Le escribo desde Doha y creo que su análisis es muy cercano a la realidad que se vive aquí. Sólo añadiría un comentario para los que desde Europa se muestran tan reacios a la celebración del mundial de Qatar: ¿se han parado a mirar las camisetas y los estadios de los grandes clubes europeos? La mayoría se sustentan con dinero que procede de esta región.

04/12/2014 08:53:07 PM

avatar

Antonio Mt

¿¿¿Murralla de México??? ¿Esa cuál es?

04/12/2014 11:21:52 PM

avatar

Juanito

Hola Don Alfredo,

Creo que usted no hace mencion al problema real del "gap" social y economico entre los qataries y los nepalies. Hace un analisis muy light de la situacion. Los nepalies son animales para los qataries, a la altura de los perros. Entre muchas otras cosas, la sociedad catari se conoce por su altiva y vergonzosa forma de tratar a los nepalies. Entiendo que al haber sido invitado y entrevistado por los canales arabes de mas prestigio, se ha visto obligado a hacer una critica favorable y constructiva (sindrome de Estocolmo) pero la verdad lamentamos que no haya sido mas duro y realista con esta vergonzosa sociedad pseudo-esclavista. Personalmente espero que, una vez se la haya pasado el sindrome, escriba sobre esta injusticia con el corazon y no con un billete de avion y hotel de 5* en la mano.

04/13/2014 12:30:34 AM

avatar

Berto

Empezaron comprando a los dirigentes de la FIFA y comprando el mundial a base de sobornos y contratos militares. Las pruebas están sobre la mesa comprobadas por periódicos serios y declaraciones del mismo presidente de la UEFA cuando contó su cena con Sarkozy. Después compraron nuestras ligas, inyectando dinero en clubes importantes que ahora no osarán protestar. Continuaron comprando miles de esclavos para construir los estadios, lo llames como lo llames. Y ahora han comprado a nuestros periodistas, a los que pasean por el mundo "dando conferencias" de aquella manera que estos mismos periodistas tanto han criticado con los dirigentes. Puestos ya a comprar, quiero anunciar al gobierno de Qatar que me declaro aficionado en venta. Por un módico precio me pueden lavar el cerebro y apoyaré a su selección en el 2022. ¡Viva Qatar! ¡Un modelo de país, de democracia y que ha conseguido el mundial de forma lícita!

04/13/2014 01:18:06 AM

avatar

Raul

Parece mentira que no sepamos de donde venimos y la que estamos pasando. Un Pais que crece por gas y petroleo, que tiene esas grandes diferencias entre la clase alta, altísima, desfasadísima, y los demás.... no tienen ninguna defensa, NINGUNA, y no son modelo a seguir en ningún aspecto (aunque se agradece que existan en cierta manera, sí, como modelo, pero como modelo a no seguir en la vida, para saber que es lo que no se debe hacer). Como algún compañero ya ha comentado, no le voy a decir Sr. Alfredo que a usted tambien le han comprado sus comentarios (como lo hacen indirectamente dando dinero a ligas y equipos del mundo), pero si que le han influenciado con sus lujos, que entiendo que a todos nos pueden nublar la vista. En el fondo, ha sido usted muy amable en su escrito.

04/13/2014 11:05:48 AM

avatar

Jacobo

Me gusta leerte Alfredo Relaño porque te considero una persona sensata. Intentas ser equitativo y exponer distintos puntos de vista, aunque evidentemente dejes ver tu opinión. Por desgracia esto es difícil en el mundo del fútbol, donde priman los voceros del fútbol y los vendidos a Presidentes e ideas de dudosa reputación. Pero parece que eso sigue vendiendo más que el disfrute y la pasión desde la sensatez.

Me gusta que hayas sacado a relucir este tema, algo que merece la pena hablar y mucho. Y siento disentir en parte de lo que dices. Considero que eres demasiado condescendiente con la FIFA en este post. La FIFA como máximo organismo Mundial debe no sólo mirar por los intereses universales del fútbol y su promoción, es decir, por el dinero puro y duro; sino también por los derechos fundamentales de las personas. Algo que evidentemente no ha hecho ni de cerca al nombrar Qatar como sede del Mundial. No me vale que ahora empiecen a mejorar un "poquito" las cosas entre las condiciones de los trabajadores. No se trata de parches, se trata de prevenir antes. Y a la FIFA le ha importado poco más que un pimiento tratar este tema antes de la nominación de Qatar, algo que debería ser una condición previa con pruebas previas y sanciones sino se cumpliera. Por lo demás, evidentemente, no nos engañemos, la FIFA no deja de ser un organismo más que mira antes por sus intereses económicos y sus perpetuación de privilegios en el tiempo que por temas puramente deportivos y éticos.

En cuanto a que el Mundial sea en verano en Qatar es otra prueba más de lo mismo, aunque a diferencia de los trabajadores esclavizados, no creo que ningún futbolista, ni cuerpo técnico, ni representantes de Federaciones y de países mueran en el intento, ni siquiera jugándose en verano. Para ello la FIFA ya se encargará de ofrecer y exigir todo tipo de comodidades para que nada salga mal entre los grupos que forman la imagen pública del fútbol.

04/13/2014 02:02:24 PM

avatar

leonardo

Don Alfredo ,

Muy buen articulo , con una analyses básica de dos días. Hay que recordar que los trabajadores van allí por voluntad propia, y que sus ganancias sustentan a varias familia y/ó pueblos y sus países de procedencia.

Imagino que también has podido entender el potencial de este mercado para la liga Española , y que desde ahora sea partidario a un horario de los partidos de la Liga mas tempranos para que se pueda acceder al publico de las regiones asiáticas.

04/13/2014 06:06:03 PM

avatar

Víctor

Tras 48 horas en Qatar...me encanta censurar

04/13/2014 08:44:46 PM

avatar

Mack Eavelo

Parece ser que al caballero lo trataron como rey en Qatar.

04/14/2014 12:18:28 AM

avatar

nechal

Sr Relano, "Ellos viven allí, también en verano, y no les parece que el lugar sea inhabitable en esas fechas." Yo tambien vivo en un pais vecino de Qatar, los Emiratos Arabes, y he ido un par de veces a Qatar. En estos paises, en verano, la gente que tiene dinero y puede tomar vacaciones en Europa o America, no se quedan en Qatar en verano. El calor es insoportable y sobre todo la humedad en el aire. La gente tiene que permanecer en el interior de sus casas o centros comerciales donde hay aire acondicionado o moverse en coches con aire acondicionado cómodos.Para los aficionados y sobre todo para los jugadores es simplemente muy muy dificil estar alli y jugar al futbol.

04/14/2014 06:25:06 AM

avatar

Un árabe

Ahora parece ser que todo el mundo se preocupa por los nepalies (sin negar el gran problema), cuantos de vosotros se pararon a pensar alguna vez en aquel africano o sudamericano empleado con contratos basura en España? Y que decir del racismo hacia los mismos?

Es verdad que Qatar debe mejorar mucho en las condiciones laborales de los empleados de la construcción, pero, véanse el ombligo antes criticar gratuitamente.

En ningún comentario pude leer acerca de los avances del país en materia de educación, ingeniería civil, y grandes oportunidades profesionales.

Especial caso el de la gente que trabaja en Qatar y solo se dedica a hablar de los aspectos negativos, sin ni siquiera poder decir dos palabras positivas del país que les da de comer (con nominas abultadas).

Intenten ustedes ser mas objetivos!

04/14/2014 02:56:10 PM

avatar

daniceuta

seria muy triste que en 36 años (1986-2022) no hubieramos avanzado nada y se repitiera el calor de la final de 1986. por li demas muy buen artículo. enhorabuena

04/15/2014 04:11:56 AM

avatar

attia yamany

yo creo que en qatar dan muchsismo dinero para escribir un articulo como este,,,qatar es un infierno en verano sabes lo que es 55 grados en verano,,

04/15/2014 02:12:24 PM

avatar

danidani

Es escandaloso que tantos y tantos obreros hayan muerto y que ni la Fifa ni la Uefa ni los clubs ni los jugadores ni ustedes la prensa reaccionen, para mi es la prueba incontestable de que el futbol está comprado. Luego Pepe agrede a otro jugador en el campo y montan un circo, pero si para construir el estadio han fallecido diez nepalíes como perros, pues nada, no pasa nada, una verdadera verguenza.

04/15/2014 03:17:34 PM

avatar

Miguel

hola

Escribo desde Qatar, me encanta toda la gente que critica la esclavitud qatarí, que si que es algo malo aunque lo intentan solucionar, pero no es muy distinta de la esclavitud en España, contratos de media jornada trabajando 12 o 14 horas con sueldos de risa..., que hay mucho rico aquí? es verdad que pedralbes Marbella, Ibiza y demás esta lleno de pobres trabajadores... de verdad no podeis ser mas demagogos, que hay problemas sociales y diferencias sociales? por supuesto, pero acaso en España no?

04/15/2014 05:41:00 PM

avatar

Iniesta

No creo que lo de Qatar tenga que faltar. La Plantilla está mal pensada, por caso no se necesitaba a Neymar, sino a David Luiz, y hay jugadores que ya empezaron a jugar el Mundial 3 meses antes y regulan http://iniestaargentina.blogspot.com/

04/15/2014 10:14:54 PM

avatar

Ana

Alfredo, si te importa de verdad, aquí tienes un sencillo gesto para difundir: https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/qatar-mundial-futbol-abr14/

04/19/2014 05:43:49 PM