NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

FÓRMULA 1

Ferrari niega el error estratégico

“Nos faltaba velocidad, la razón aún no la sabemos, y no era posible ganar. No hay que mirar la estrategia”, dice Binotto tras el fiasco en Hungría.

HungaroringActualizado a

El neumático duro no funcionaba el domingo en el frío asfalto de Hungaroring. Lo dedujo Verstappen de camino a la parrilla, porque apenas tenía agarre con el blando, y lo sufrió Alpine a mitad de carrera con esa estrategia a una parada. Pero Ferrari no supo descartarlo para Leclerc en el último ‘stint’ y el monegasco se hundió, del liderato al sexto puesto. “¿Iban con el duro?”, se sorprendió el propio Hamilton antes de la ceremonia del podio. Permanece la sensación de que Max ganó el GP de Hungría delante de los Mercedes tanto como Ferrari lo perdió. Sainz partía segundo y acabó cuarto, sin mucho más ritmo con el blando de Pirelli y con dos pit-stop que excedieron los cuatro segundos y costaron dos posiciones. De hecho, el único piloto que adelantó al madrileño en la pista fue Lewis.

Mattia Binotto, jefe de la escudería, defiende que no hay error estratégico sino falta de prestaciones, atribuible a un ‘set-up’ incorrecto: “El coche no funcionó como esperábamos. La velocidad en general no fue buena, con ningún neumático. No hay que mirar la estrategia, sino por qué el coche no era tan bueno como esperábamos. Por primera vez en esta temporada, el coche no es tan competitivo como había sido normalmente”. El ingeniero se escuda con el otro monoplaza: “Carlos tenía la misma estrategia que Lewis y terminó por detrás”. Pero el mensaje de Leclerc no coincide: “Decidimos parar y poner el duro, todavía no entiendo las razones, claramente no fue la decisión correcta. Dejé claro que estaba cómodo con el medio así que no sé qué sucedió”.

El equipo de estrategia de Ferrari era consciente de que el neumático duro que montó Alpine a mitad de carrera no se calentaba. “Vemos lo que está sucediendo y seguimos a los rivales”, asegura Binotto. Mantuvieron la decisión porque, “basado en los datos”, “el duro se comportaría igual que el medio (de Verstappen) después de once vueltas”.

“No funcionó como esperábamos, no sabemos por qué era tan malo este domingo, pero hay algo mal en el coche que impidió hacer funcionar correctamente a las gomas”, zanja. El calor del viernes iba bien al F1-75, pero las condiciones cambiaron por completo el domingo, con viento y un asfalto hasta 20 grados más frío. Con miedo al ‘graining’, Maranello descartó el blando de inicio (Russell y Red Bull sí lo montaron).

“No era posible ganar porque nos faltaba velocidad, la razón aún no la sabemos, no hay una explicación clara. Es la primera vez en trece grandes premios que no somos competitivos ni luchamos por la victoria”, se defiende Binotto, que además da ánimos a Leclerc después del enésimo bajón cuando lideraba una carrera: “Como el buen líder que es, descansará y volverá más hambriento, volverá con ganas de aprovechar cada carrera para ganar”.

Y es que se habló mucho de neumáticos en el ‘post’ de Ferrari, al menos de cara al público, pero no tanto del enésimo mal cambio de ruedas con Sainz. Los tres últimos, de hecho, uno en Francia y dos en Hungría, han sido defectuosos. Ahora, en verano, tiempo para el análisis: han tenido el mejor coche en la mayoría de circuitos, solo han ganado cuatro carreras y Verstappen está a ochenta puntos. Incluso Mercedes acecha ya el segundo puesto en constructores.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?