DAKAR

Marc Coma: "Estamos viviendo un momento único en el Dakar"

El catalán regresa a la carrera que ganó cinco veces como asesor de KTM. "No me imagino en una moto en el desierto a estas velocidades", cuenta a AS.

Wadi Al Dawasir
0
Marc Coma en el Dakar 2022.
@CristianoBarni

KTM y sus marcas, GasGas y Husqvarna, cuentan este año con los expertos consejos de todo un pentacampeón del Dakar sobre dos ruedas. Seguro que la ayuda de Marc Coma (45 años, Barcelona) tiene que ver algo con que algunos de sus pilotos luchen por la victoria. El catalán estrena cargo de asesor en la marca austriaca y AS habla con él en el vivac de Wadi Al Dawasir para ver cómo lleva su vuelta al desierto, donde estuvo por última vez en 2020 como copiloto de Alonso en Toyota.

—¿Echaba de menos el Dakar?

—Sí, siempre lo echo de menos. Cada vez estoy un poco más alejado, pero a la vez estoy aquí también. Contento por compartir esta experiencia en una función muy distinta a la que es habitual para mí, sabiendo que he estado en varias dentro de la carrera, y aquí estoy intentando aportar todo lo que pueda.

—¿Cómo es su día a día en su nuevo cargo?

—Mi función es un poco particular, sinceramente. Como consultor del equipo, no estoy dentro del organigrama de la gente del departamento de carreras, simplemente como asesor para cualquier duda que pueda surgir a nivel técnico, logístico, táctico o de lo que necesiten los pilotos. Se trata de aportar una visión desde fuera.

—Cuando se lo ofrecieron, supongo que no dudó…

—La verdad es que mi día a día ya es realmente ocupado e intenso en España, en la subsidiaria del grupo KTM. Pero desde finales de verano se empezó a hablar de la posibilidad de estar aquí y, por suerte, estos días de vacaciones de Navidad y demás, eran un poco más relajados y lo pudimos encajar.

—El Dakar siempre tira.

—El Dakar me ha dado muchas cosas y es una carrera que significa algo muy importante para mí. Estar aquí es un placer.

—¿Qué supone formar parte de una estructura como la de KTM?

—Es un equipo grande, sí. En mi época como piloto compitiendo todos bajo el mismo paraguas de KTM, ya teníamos el mismo número de gente y de pilotos. Ahora son tres marcas que gestionar, cada una tiene su perfil y sus ideas y coinciden en el punto más superior de la gestión.

—Está siendo un Dakar bueno para la marca con Walkner líder y Sunderland segundo.

—Nos trastocó un poco nuestro planteamiento que se cortara la especial del sexto día, porque la teníamos marcada y nos iba a ayudar a gestionar la segunda semana de una manera muy distinta, pero el Dakar es así y nos tenemos que reinventar y afrontarlo de la manera que nos toque.

—¿Cree que se mantendrá así la lucha hasta el final?

—Sí porque la carrera está más abierta que nunca. En el pasado se veía llegar a dos o tres pilotos con opciones, pero tan abierta y ajustada como ahora… Dudaría si ha existido esto antes, llegar tan cerca del final con tantos pilotos con opciones. Estamos viviendo un momento único en el Dakar.

"Se han intentado cosas que difícilmente funcionarían"

—¿Echa de menos formar parte de la acción, como cuando fue copiloto de Alonso en 2020?

—Es distinto. Cien por cien no lo echo de menos encima de una moto, porque a mi edad y con todo lo vivido ya dije en su momento que era suficiente y estoy muy contento de la decisión que tomé, siempre valorando todo lo que conseguí. Estoy orgulloso de ello, pero mi momento fue ese, no me imagino en una moto en el desierto a estas velocidades y compitiendo con los pilotos actuales. Sería un error. Sobre la experiencia con Fernando, la disfruté muchísimo. Coincidieron muchas cosas en ese momento para poderlo disfrutar y cada día que pasa le doy más valor todavía.

—¿Volvería a repetir algo así?

—Nunca se puede decir que no a nada. Vivir esa experiencia con Fernando fue algo que me apetecía, lo que hicimos fue histórico y nunca sabes dónde te puede llevar la vida. Decir un no rotundo no sería justo, las cosas se tienen que valorar en su momento y cada momento tiene su situación. Ahora estamos aquí y centrado en los próximos días.

—Como exdirector deportivo del Dakar, ¿cómo valora la gestión que se está haciendo de la carrera?

—Estamos viviendo un momento de cambio. Estamos en el tercer capítulo del Dakar desde que aterrizó en Arabia y se ha notado la gestión del reglamento de la FIM y la FIA, que han intentado hacer cosas distintas. Algunas han funcionado, y otras no. A nivel global, crear el campeonato del mundo y que el Dakar forme parte de él, es muy bueno, pero creo que han intentado incluir cosas que, sinceramente, ya se podía interpretar que difícilmente funcionarían. Están en el proceso de aprendizaje.

—No debe ser fácil ser David Castera (el director de la carrera).

—No, yo creo que su trabajo es correctísimo, como el de ASO. El Dakar está en la buena dirección si vemos el nivel de inscritos, el recorrido de los clásicos, el nivel de la carrera de motos… Siempre hay detalles que evolucionar y cuando se cambian las cosas hay un riesgo de que funcionen o no, pero a nivel general se les tiene que felicitar por el trabajo que están haciendo.

—¿Mejor dedicarse a lo de ahora que estar dentro de la organización?

—La verdad es que aprendí mucho, intenté aportar cosas desde mi visión como piloto. A nivel deportivo creo que fue muy bueno. Es cierto que en mi época ya era cuando el Dakar en Sudamérica mostraba señales de agotamiento y era realmente complicada la gestión, sobre todo a nivel político, pero dentro de ese panorama intentamos hacerlo lo mejor posible.

—¿Lo próximo en el Dakar es seguir con este papel en KTM?

—Me considero un hombre de la casa y estoy a merced de lo que me pidan. Este año me pidieron venir, y aquí estoy. La prioridad sigue siendo la subsidiaría española, cuidando todo lo que representa la marca en un mercado tan importante, y a partir de aquí veremos cómo evoluciona todo.