MOTOGP

Maverick: "Posiblemente han sido los días más felices de mi vida"

Tras su primer contacto con la Aprilia, Viñales confiesa que ha dejado el pasado atrás: "Todos tenemos la oportunidad de dejar las cosas en el pasado".

0
Maverick: "Posiblemente han sido los días más felices de mi vida"
MotoGP

Maverick Viñales lucía ya sus nuevos colores. Y, también, una nueva sonrisa. Tras dos días de pruebas y vueltas al circuito de Misano con su nueva Aprilia, el español concedía su primera videoconferencia ante la prensa, en donde explicó las buenas sensaciones que, desde un principio, notó con la Aprilia. Eso sí, admitió estar "muy nervioso" por probar un motor diferente. No por el hecho de afrontar su carrera en MotoGP con una nueva marca, sino porque siempre había rodado con motores de cuatro en línea y la RS-GP se caracteriza por el V4.

Sin embargo, pese a llegar "sin demasiadas expectativas", el de Roses se ha llevado una grata sorpresa con su nueva montura, con la que ya debutará el próximo fin de semana en el Mundial de MotoGP. Tan bien se ha sentido que, dice, la tercera salida a la pista italiana fue suficiente para darse cuenta de que estaba preparado para correr en Aragón. "Me di cuenta de que quería correr enseguida", indica Maverick, con una sonrisa que llevaba tiempo desaparecida en su andar por Yamaha.

"Pensé que es la mejor manera de prepararse para 2022. Estoy acostumbrado a conducir una moto completamente diferente, pero creo que en Aragón entenderé aún mejor la moto. Además, estar con Aleix (Espargaró) me ayudará porque es rápido y podré aprender rápidamente cómo funciona esta moto. Me siento fuerte, muy fuerte. Y eso es lo realmente positivo", añade el de Roses que, en su segundo día con la Aprilia, ha marcado su mejor tiempo en un 1.32.4, es decir, a solo 1.4 del récord que ostenta en Misano desde el pasado 2020 (cuando se llevó la pole) y medio segundo del mejor tiempo que Aleix marcó aquel mismo fin de semana, un 1.31.912.

"En las pruebas es difícil ser realmente rápido, pero aquí tenía una referencia de Ducati y estuvimos cerca", añade. De hecho, ha sido incluso más rápido que Michelle Pirro, probador de la marca de Borgo Panigale, también presente en el test de estos dos días. Sobre la moto, indica que "es muy fácil de manejar", aunque confiesa que todavía necesita mucha más adaptación. Especialmente resalta que debe "cambiar el estilo de la frenada" porque en la Aprilia ya ha notado que es muy diferente. Pero, para ello, estará su compañero de box, Aleix, del que dice ser "muy fuerte en las frenadas". "Tengo que aprender de él", añade Viñales, quien no se pone límites para Aragón. El objetivo es "aprender todo lo que pueda" y, si llega algún resultado, "será bienvenido".

Deja el pasado atrás

Después de todo lo que ha pasado con Yamaha, esta ha sido la primera vez que la prensa ha podido hablar directamente con Maverick Viñales. Por ello, también había interés por saber cómo había vivido toda la situación con su antigua fábrica. Admite estar sorprendido por poder rodar ya con una MotoGP, algo que estaba lejos de sus pensamientos: "Esperaba tener que esperar hasta noviembre para volver a subir a una moto. Esta oportunidad es fantástica y Aprilia me la ha dado". Incluso parece, cuanto menos, increíble que Yamaha le haya dejado rodar con otra marca antes de final de temporada: "Es justo, todos tenemos que tener la oportunidad de dejar las cosas en el pasado".

"Posiblemente han sido los días más felices de mi vida, es la época en la que estoy más feliz, porque después de cinco años allí (en Yamaha), con altibajos, no entendía muchas cosas", explica. "Después de todo lo sucedido, solo pensé que quería seguir compitiendo, que no me rendiría. Hasta que alcance mis objetivos, seguiré con más fuerza y determinación. Voy a empujar fuerte desde mi primera vuelta en Aragón. Ahora sé cuál es mi situación en Aprilia, tengo que empujar fuerte, tengo que seguir haciéndolo", finalizaba Maverick, contando ya los días hasta la próxima carrera.