F1 | FRANCIA

Jean Todt: "Demasiada tensión y controversia en esta Fórmula 1"

El presidente de la FIA, con un grupo de medios en Paul Ricard: "En el automovilismo, importan las acciones: si eres bueno, ganas; si no eres bueno, no ganas".

Paul Ricard
0
Jean Todt, en una imagen de archivo.
NurPhoto

A las 18:58, Jean Todt (Pierrefort, 75 años) se sentaba en la terraza del hospitality de Mercedes junto a Lewis Hamilton y Toto Wolff después de saludar, puerta por puerta, a los dirigentes de las escuderías y las estrellas del Mundial. Antes de la clasificación del GP de Francia, las 14:07, el presidente de la FIA excusaba su leve retardo antes de charlar con una selección de la Prensa que ha viajado a la F1 en los peores meses de la pandemia. "Feliz por estar aquí, en Francia. Pasamos por un tiempo difícil y el trabajo y la dedicación de todos ha sido impecable. FOM, FIA, equipos, ustedes. Retomamos el Mundial en Austria hace casi un año con un calendario creativo, y espero que la temporada 2021 celebre sus 23 carreras", introdujo el francés, que a final de año abandonará su cargo de forma permanente después de 12 años.

—¿Qué legado deja en la FIA?

—Demasiado pronto. Desde 1981, cuando fui designado en Peugeot, hasta hoy, no he faltado ni un solo día a mi trabajo. Soy un afortunado. Hasta finales de diciembre estaré completamente comprometido con mi cargo y ese será el momento de hacer balance. Además, estoy preparando un libro. ¿Si seguiré vinculado a la FIA después? No, no sería saludable. Hago muchas otras cosas que posiblemente desconocéis y me llevan mucho tiempo. Tengo muchos intereses en actividades que no son el automovilismo.

—Habla de los desafíos logísticos en la F1 durante la pandemia. En el plano deportivo, ¿qué espera de la lucha entre Verstappen y Hamilton, Red Bull y Mercedes, en 2021?

—Desde mi posición, soy neutral. Es interesante, hay más competición y también más controversia, es así como funciona esto. Si acaso, volviendo a la pregunta del legado, preferiría que hubiera menos controversia en este deporte y he intentado que fuera así, hacer lo posible para que estuviésemos todos juntos. Se consiguió, de alguna forma, cuando nos enfrentamos al COVID-19. Hay demasiada tensión, hay demasiada competición, controversia por la flexibilidad de los alerones, por los problemas de los neumáticos, por todo.

—¿Cómo se puede gestionar esa controversia?

—La interpretación de las normas implica estar en el límite de lo que se puede y no se puede hacer. Por eso quiero que tengamos un buen gobierno, ética, ‘compliance’. Mi trabajo no es juzgarlo, sino asegurarme de que tenemos a las mejores personas. Hemos reforzado, drásticamente, el equipo. Tenemos un comité técnico deportivo porque no me gusta estar en la posición de que una sola persona decida lo que se hacer. Sería malo para todos. Debemos ser estrictos con eso.

—¿Qué opina de la figura de Hamilton, más allá del deporte?

—Lo primero, admiro a Lewis como piloto. Tiene un gran talento, es muy exitoso, también es afortunado por pilotar el mejor coche. Es una combinación. Michael estaba muy preocupado por la seguridad en las carreteras, Lewis está preocupado por la diversidad y es normal. Hay mucho trabajo que hacer. En el automovilismo, importan las acciones: si eres bueno, ganas; si no eres bueno, no ganas; si no eres fiable, te retiras. Me gustaría ver más acciones que palabras. Hay pobreza en el mundo, así que es fácil actuar. Nosotros, sin embargo, deberíamos poner una vela cada día para agradecer que nos dediquemos a lo que nos dedicamos. Hablando de acciones, en las próximas horas viajaré a Kenia para asistir al Rally Safari, que vuelve al Mundial, pero también para presentar un casco para motoristas que apenas cuesta 20 dólares, porque en África hay una tasa muy elevada de accidentes de tráfico mortales. Lo fabricó el mismo departamento que diseñó el Halo, en colaboración con la ONU, e intentaré promocionarlo por el mundo.