FÓRMULA 1

Las rajadas sobre el motor Honda, una mancha muy extensa

La cuarta etapa del fabricante japonés en la F1 ha estado protagonizada por las continuas quejas de los pilotos debido a la falta de potencia y fiabilidad del propulsor.

Del 'GP2 Engine' al "p... motor"

"Honda ha decidido lanzarse hacia la huella neutra de carbono en 2050 y se deben emplear los recursos corporativos y el desarrollo hacia áreas de las unidades de potencia del futuro". Esta es la argumentación que ha dado Honda este viernes para explicar los motivos que ha llevado al fabricante japonés a poner punto y final el próximo año a su cuarta andadura en el Mundial de Fórmula 1.

Un lustro donde la marca del Sol Naciente ha conseguido cinco victorias, dos poles position, ocho vueltas rápidas y 19 podios en las 112 carreras que ha participado hasta la fecha. Unos buenos resultados que no han sido suficientes para limpiar la enorme mancha que provocaron para su reputación los múltiples problemas de fiabilidad y potencia que sufrió el propulsor construido en Sakura durante sus tres primeros años junto a McLaren.

En este sentido, sobresalen por encima del resto las fuertes quejas que Fernando Alonso expresó por la radio durante las temporadas 2015 y 2017. El "No quiero. Ya tengo grandes problemas ahora. Pilotando así, como aficionados" del asturiano a Mark Temple tras pedirle que ahorrase combustible para poder terminar la prueba en Montreal 2015, el "Esto es vergonzoso, muy vergonzoso. Motor de GP2, GP2, argh" de Alonso en Suzuka 2015 con toda la plana mayor de Honda presente en el circuito o el "Nunca he corrido con tan poca potencia, ¡en mi vida!" en Sakhir 2017 después de una pretemporada muy convulsa, son algunos de los comentarios que tuvieron que escuchar en el pasado los ingenieros del país asiático sobre su unidad de potencia.

Unos lamentos que todavía siguen oyendose, de vez en cuando, por las pistas del 'Gran Circo'. "¡Este puto motor está caliente, vaya broma!", fue el recado que Max Verstappen lanzó por la radio antes de abandonar el GP de Italia 2020. Un adiós que deja muy tocado a Verstappen y Red Bull, ya que los energéticos deberán buscar un nuevo fabricante si quieren continuar en el campeonato. Y las puertas de Mercedes, Ferrari y Renault no parecen muy abiertas.