FÓRMULA E |

Un triple sobre la bocina

Inglaterra, Alemania y Corea son la apuesta a día de hoy para cerrar la sexta temporada entre julio y septiembre ya que no debe alargar más el final.

Un triple sobre la bocina
Glenn Dunbar / Fórmula E
Formula E Coche Formula E

Pensar, examinar, valorar y volver a empezar. La elaboración de posibles calendarios para salvar de la mejor manera la temporada 2020 en las competiciones de motor ocupa buena parte del tiempo de los dirigentes de los campeonatos. La Fórmula E no es una excepción y en su caso tiene pros y contras respecto a otros certámenes. A favor cuenta que ya ha celebrado cinco ePrix y en contra que debe terminar a mediados de septiembre como máximo (el plan inicial era a finales de julio) porque en diciembre empieza la séptima temporada, en la que estrena su denominación de Mundial, y necesita ese espacio de tiempo para la correcta actualización de las baterías que suministra McLaren Applied Technologies. Alargar más en el tiempo el final de las carreras podría afectar negativamente al siguiente año.

Ante esa tesitura, el tiempo apremia y la Fórmula E ha valorado que tres ePrix más, con la posibilidad de doblar carrera en alguno de ellos, sería un final adecuado y justo a la temporada. Y en el horizonte las opciones de sede no son muchas. Inglaterra, cuyo final estaba previsto en Londres, es la mejor opción e incluso, como apunta el siempre bien informado Sam Smith de 'The-Race.com, tendría allí mismo un posible triplete con carreras en circuitos permanentes como Silverstone, Brands Hatch y Donington Park. La ventaja de este plan es que la mayoría de equipos tienen como base Gran Bretaña y los traslados, tanto de material como de ámbito personal, serían más sencillos.

La Fórmula E en Londres.

Sin embargo, la Fórmula E valoraría esta opción si no hubiera otra posibilidad... que ahora mismo existe como se les ha notificado a los equipos. El certamen eléctrico de la FIA quiere encestar un triple sobre la bocina y quiere tres citas en tres países. Inglaterra organizaría la sexta carrera el último fin de semana de julio, a ser posible en Londres, aunque ahora es difícil pensar en una carrera urbana allí. Y como mal menor en un circuito permanente de los mencionados anteriormente.

La segunda pata del banco sería Alemania, más concretamente Berlín y el segundo fin de semana de agosto. El aeropuerto de Tempelhof, sede habitual del ePrix, reúne las condiciones perfectas para hacer un evento sin público y pese a la normativa del Gobierno alemán, la Fórmula E cree que para agosto podrían levantarse algo las restricciones. "Hay una gran cantidad de filtros que debemos revisar para determinar si podemos competir, hay regulaciones federales y estatales, si las personas pueden viajar, salud y seguridad... Tempelhof es un lugar aislado hasta cierto punto, pero sigue siendo un verdadero evento de Fórmula E, por lo que es realmente atractivo", reconoce Jamie Reigle, CEO de la Fórmula E, a 'The-Race'... confirmando que lo están valorando. De darse la posibilidad, un doblete allí no sería una locura tampoco.

Sesión de autógrafos de la Fórmula E en el aeropuerto berlinés de Tempelhof.

El colosal y pefecto fin de fiesta quedaría para el primer fin de septiembre y en Seúl (Corea del Sur) aprovechando que Asia está en la mejor situación actualmente respecto a la pandemia del coronavirus. Alrededor del Estadio Olímpico de 1988, con espectadores presentes, aunque con medias de distanciamiento social, y una carrera casi 'normal'. Ese es el escenario perfecto con el que sueña la Fórmula E finalizar la sexta temporada. ¿El mayor problema? Los permisos de viaje para desplazar toda la itinerancia. Esperemos que la idea no acabe de nuevo en la basura de los posibles calendarios.