F1 | AUSTRALIA

Hamilton alza la voz contra la pasividad de la F1 frente al coronavirus: "Manda el dinero"

El británico, "impactado" por que "estemos todos aquí" ante la celebración del GP de Australia horas después de que se suspenda la NBA.

Lewis Hamilton (Australia, F1 2020).
LOREN ELLIOTT

Miles de espectadores cruzan las puertas de Albert Park con sus entradas colgadas al cuello, los mecánicos preparan los monoplazas que pisarán el asfalto a partir del viernes y la vida sigue en el paddock, pero el coronavirus flota en el ambiente en sentido figurado, está en todas las conversaciones, y ahora también de forma literal: se ha confirmado el primer positivo en un miembro de McLaren, equipo que se retira de la competición. Imposible hablar de deporte, pensar siquiera en el deporte, cuando el planeta se enfrenta a una pandemia desconocida. La NBA suspende su temporada, MotoGP aplaza la competición hasta mayo, las grandes ligas de fútbol se paralizan o jugarán a puerta cerrada y la Fórmula 1 se plantea iniciar la competición este domingo en Australia, la próxima semana en Bahréin (a puerta cerrada) y el 5 de abril en Vietnam (en este caso sí hay serias dudas de que la carrera siga adelante).

Que se haya desplegado el Gran Circo, ¿era una acción irresponsable? Se podrá juzgar con datos en unas semanas si aumenta el número de casos en Melbourne y el estado de Victoria (hasta ahora eran mínimos e importados), o quizás en unas horas, si la carrera termina suspendiéndose. De entre los pilotos ha alzado la voz uno dejando entrever cierto espíritu de crítica. No es un cualquiera, sino el seis veces campeón Lewis Hamilton: "Me sorprende mucho, mucho que estemos aquí. Es genial que haya carreras, pero es impactante estar en esta habituación con tantos fans alrededor mientras el resto del mundo reacciona, un poco tarde. Hemos visto que se suspende la NBA y la F1 sigue adelante. En mi caso he estado con Jackie Stewart esta mañana (tres veces campeón del mundo y habitual del paddock, de 80 años). Está sano, pero es una preocupación para la gente de este gran circo. Para mí, es preocupante".

Al británico le preguntaron por qué creía que el GP de Australia sigue adelante y su respuesta fue fría y cortante: "El dinero es el rey (‘Cash is king’, dijo en inglés)". Dejó otra perla: "He escuchado que no habrá resultados hasta dentro de cinco días. Una coincidencia". Aunque en ese caso, estaba equivocacdo. Muy serio, el piloto de 35 años advierte a los aficionados: "Honestamente, no lo quiero pensar mucho. El hecho es que estamos aquí y espero que todos los fans tomen precauciones, de verdad".

Más políticamente correcto fue Sebastian Vettel, que confía en que la decisión tomada por promotor, FOM y FIA se atenga a razones sanitarias: "De una forma u otra, todos esperamos que se tome la decisión correcta. Si ese es el caso (que se suspenda la carrer), habrá razones para que sea así. Si no es el caso, confiaremos en que no hay razones suficientes (para suspender). Para ser sincero, debemos reconocer que los pilotos estamos en una situación cómoda. Estamos expuestos, sí, pero controlamos nuestra situación y en el coche no hay pasajeros. Es egoísta, pero todos seremos egoístas en este aspecto. Unos se volverán más relajados con los apretones de manos, otros no. Es difícil ser categórico, por eso hay que confiar en las decisiones. Confiamos al coger los vuelos, estamos en esta habitación y mientras tanto, en tu propia burbuja, intentas controlar todo lo que está en tu mano. Es correcto tomar precauciones".