Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Liga Endesa ACB
  • Clasificación Eurocopa
  • Masters 1000 Shanghai
Fórmula 1
1 1:27.064

S. Vettel

Ferrari

2 a 1:27.253

Charles Leclerc

Ferrari

3 a 1:27.293

V. Bottas

Mercedes

7 a 1:28.304

C. Sainz Jr.

Mclaren

1

V. Bottas

Mercedes

2 a 11.376

S. Vettel

Ferrari

3 a 11.786

L. Hamilton

Mercedes

5 a 1:9.081

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Gran Canaria CAN

80

BC Andorra AND

67

FINALIZADO
Retabet Bilbao BLB

79

Baskonia BAS

75

FINALIZADO
Estudiantes EST

87

Manresa MAN

79

MOTOGP | GP DE TAILANDIA

"El noveno lo empezaremos a preparar en la siguiente carrera"

Marc Márquez acaba de ganar su octavo título mundial y, tras la celebración, comenzará a trabajar en ganar el siguiente ya a partir de Motegi.

Marc Márquez va a celebrar por todo lo alto su octavo título mundial, pero por su mente ya empieza a pasar la idea de conseguir el noveno, una tarea que arrancará a partir de la próxima carrera, según dice. Así lo confesó en la rueda de prensa del GP de Tailandia, a la que compareció como ganador de la carrera de MotoGP y como nuevo campeón del mundo.

-¿Para quién va su octavo título mundial?

-Para toda la gente de alrededor, porque yo estoy aquí sentando, hablando y es muy bonito, pero hay una gente detrás, un equipo, un Repsol Honda Team, unos patrocinadores y, sobre todo, una familia, unas personas que trabajamos día a día, Emilio (Alzamora), José Luis (Martínez), mucha gente alrededor que me ayuda y uno puede ser muy bueno, pero si todo esto no está en su sitio es imposible mostrar el nivel que estamos mostrado.

-¿Cuándo empezará a pensar en el noveno título?

-¿El noveno? Está claro que esta noche celebramos el octavo, que se tiene que celebrar, pero el noveno lo empezaremos a preparar en Motegi. Está claro que vamos a intentar empezar a trabajar la temporada 2020, y que hay que disfrutarlo, por eso está bien poder hacer cuatro carreras sin presión, aunque mi histórico dice que si gano luego me caigo en la siguiente. Si me caigo en Motegi, lo sentiré mucho, pero intentaremos cambiar esta estadísticas para acabar el año. Ya dije en Aragón que uno de los objetivos es acabar la temporada con todas las carreras en el podio para así preparar bien el 2020.

-En 2014, cuando ganó diez carreras de una tacada, llegó a pensar en hacer una de Moto2. ¿Se lo planteará ahora?

-Ahora no pudo. Imagina que mi hermano está luchando por el campeonato y me presento ahí. (Risas). Ni pensarlo. En el 2014 hubo una especie de locura, pero al final no se llegó ni a probar la moto, era imposible. Es muy difícil hacer dos carreras en un fin de semana.

-¿Cuál ha sido la victoria más bonita de las nueve que ha conseguido?

-Hay muchas, pero Montmeló fue muy bonita porque mi hermano consiguió ganar también el gran premio de casa, pero hay carreras como la de Misano, ésta o Jerez. Quizás la más vivida fue la de Misano, porque venía de perder dos duelos en la última vuelta y no porque no lo intentase.

-Takeo Yokoyama, el líder del proyecto Honda, dijo que este año ellos habían influido en la moto más que otros años por estar sus pilotos lesionados...

-(Sonríe). Takeo es un buen personaje, para a bien lo digo. Es súper directo y muy sincero y esto dentro de una fábrica es importante. Necesitas una persona sincera con los pilotos y los equipos y antes del año nos dijo, al menos a mí me dijo, que Ducati nos está abrasando en las rectas y el año que viene no sería así, que luego en las curvas ya me espabilaría. Fue así de claro, pero lógicamente, cuando ganas potencia, pierdes en algunos otros puntos. No empezamos de la mejor manera, con fallos en el freno motor, pero HRC tiene la capacidad de reaccionar ante estos problemas y no cambia respecto a otros años, pues es una moto crítica, que tienes que ir jugando con los codos, que tienes que ir buscando el ciento por ciento, pero cuando lo consigues encontrar eres capaz de ganar nueve carreras. Con esas victorias la moto tiene que ir bien, porque de lo contrario no sería así.

-¿Cómo describiría a su moto?

-La 2018 era la más conocida y empezamos muy bien el año, pero en esta también me encontré cómodo aunque hubo fallos inesperados, como el de Austin. Es ahí donde tienes que estar muy atento. Los rivales no se duermen, es el rival y la fábrica de al lado la que te marca tu nivel y es ahí donde intentamos encontrar lo mejor.

-Ha hecho subir a su equipo al podio...

-Está claro que soy un chico familiar y que le gusta estar bien rodeado y que viene al circuito no a trabajar sino a pasarlo bien. Está claro que la profesionalidad es lo primero, pero luego me gusta cenar, hablar de otros temas y es ahí donde necesitas tener a tu gente alrededor. Por eso en el 2014 me traje a mi gente, sobre todo los que estuvimos trabajando en Moto2, un equipo que hicimos a medida con Emilio. Esto te da la gasolina para buscar motivaciones nuevas, la alegría cuando ganas y el empuje cuando cuesta un poco más, pero te empujan cuando te falta motivación y también al revés, empujas cuando ves que les faltó algo. Hay sentimiento, todos sabemos que primero es la profesionalidad y estamos para ganar, pero también nos une una relación personal.

-Siete temporadas después son mejores las sensaciones ahora...

-Sensación buena, sensación de que las cosas las estamos haciendo bien, mejoramos cada año nuestros errores y un año mejor que éste será difícil, porque hemos acabado todas las carreras en las dos primeras posiciones, sólo hemos gastado un comodín y hemos ganado el campeonato con cuatro carreras de margen. Será difícil mejorarlo y los rivales nos pondrán el listón muy alto, pero nuestro objetivo siempre es sacar un poco más, mejorarlo. El año que viene intentaremos repetir este año, pero será complicado mejorarlo. Habrá que trabajar para repetirlo, pero será complicado.

-¿Qué opina de aquellos que piensan que el campeonato no es interesante porque lo gana todo?

-Que miren las cinco últimas carreras. (Risas). Quitando Aragón, que quizás es la que me encontré más fuerte, pero el resto de carreras fueron batallas hasta la última curva y no es nada fácil. Y que vean que no me caigo por ir lento sino que me caigo por empujar y en estas últimas carreras las estadísticas han subido un poco en eso, así que intentaremos bajarlas en las siguientes, porque llevaba una racha buena pero me he caído más de lo normal este año. Sí es cierto que miras la ventaja y parece un campeonato aburrido, pero las carreras, salvo algunas del inicio, se han decidido en la última vuelta y creo que esto es lo que crea más emoción.

-Lleva seis de siete en MotoGP, está a un título de los siete de Valentino y a dos de Agostini en la clase reina. ¿Qué sensación le produce verse ahí arriba?

-No me he obsesionado nunca con ningún nombre ni con ningún número y no lo voy a hacer ahora. Yo creo que lo más importante es disfrutar el momento y disfrutar el año que viene, eso es lo que nos hace ir rápido. Si no disfrutas ni tienes la ilusión de ir en moto, ganar es imposible, pero sin ninguna obsesión ya que cuando tienes obsesión por ganar pasa lo de 2015. Cuando tienes ilusión por ganar, puedes aceptar una derrota en la batalla, pero lo importante es la guerra y no va a cambiar nuestro planteamiento. Puede llegar otro y también ganar durante muchos años. Para ello sabemos y soy consciente, como Honda y el equipo, de que cada año nos tenemos que reinventar, porque lo que hacen los rivales es fijarse en el que ha ganado el año anterior e intentar igualarlo o mejorarlo.

-¿Se le ha pasado por la cabeza en algún momento conformarse con la segunda posición en la carrera?

-Ha habido una parte de la carrera, creo que en la vuelta diez o la once cuando estaba a 0.7 o 0.8, cuando Fabio estaba haciendo distancia, cuando he pensado 'o pruebo o no pruebo', quedarse a medias eso sí que no es de mi estilo. Es ahí cuando he hecho dos o tres vueltas más deprisa, cuando he hecho la vuelta rápida de carrera y he dicho, si paso esas tres vueltas me engancho y ya está, pero las tenía que pasar. Es ahí cuando ha habido riesgo máximo en la carrera. He empujado, he agotado todo el neumático y es ahí cuando he visto que me la podía jugar al final, pero sabía o veía que el T4 de Fabio era increíblemente rápido y que me la tendría que jugar en la última curva. Es cuando he pensado en repetir lo del año pasado y me ha salido calcado, aunque por muy poco, porque Fabio ha podido parar muy bien la moto.

-¿Se le ha pasado por la cabeza no meter la bola 8 en la celebración?

-Me he puesto nervioso y he pensado que iba a fallar, porque me temblaba el pulso y estaba completamente agarrotado de la carrera. Pero bueno, he apuntado bien al agujero y ha entrado bien la bola. A la primera. Match ball.