MOTO2

Fenati: "Nunca volveré a correr"

El piloto, expulsado por el Marinelli Snipers Team por su acción ante Manzi, en 'La Repubblica'. "El Mundial está cerrado para mí. Ya no es mi mundo, demasiada injusticia".

"He acabado con el campeonato, nunca volveré a correr. Este mundo ya no me pertenece, hay demasiada injusticia. Admito que me equivoqué y me disculpo con todos”. Son declaraciones de Romano Fenati en el periódico 'La Reppublica', después de que el domingo tocara en plena recta a 217 por hora el freno delantero de su rival Manzi, que no se cayó de puro miliagro.

Fue la manera que el italiano escogió para vengarse de las faenas que le estaba haciendo su compatriota durante la prueba de Moto2 en el Marco Simoncelli de Misano y eso desencadenó un montón de acontecimientos que terminan con esta retirada a sus 22 años. Poco después de su macarrada, el panel de comisarios le excluyó de la prueba con bandera negra y más tarde le castigó con dos carreras de sanción (Aragón y Tailandia). Ya el lunes, su equipo actual, Marinelli Snipers dijo que no le dejaría subirse a su Kalex en lo que queda de temporada, y MV Agusta, marca con la que ya había firmado para correr con ella el año que viene, dentro del equipo Forward y precisamente con Manzi como compañero, aseguró que rompía ese contrato. Más tarde llegaron unas disculpas del piloto, que tal vez le podrían haber ayudado algo de haberlas hecho nada más protagonizar semejante locura, pero que ya no han servido de nada. Y hoy este anuncio de retirada.

Lo que sigue teniendo claro en cualquier caso Fenati es que Manzi no es ningún santo, y prueba de ello es que a su rival le han sancionado con seis posiciones en la parrilla del próximo GP. "¿Quieres ver mi casco y mi traje? Hay una larga franja negra de la goma de Manzi. Me atacó tres veces y podría haberme matado. Lo hizo varias veces, la última a 500 metros de meta. Así que decidí comportarme de la misma manera y enseñarle que yo también podía ser malo, pero nunca pensé en herirle, lo juro", apunta el subcampeón del año pasado de Moto3 en el diario italiano.

Se va un piloto cuyo palmarés presenta 10 victorias y 23 podios en 109 carreras, pero con mucho ruido por su mala conducta, como la patada que le dio en Argentina 2015 a Niklas Ajo, además de apagarle luego la moto, o su expulsión del equipo Sky VR46 durante Austria 2016 por enfrentarse de muy malas formas con su jefe Uccio, el amigo de Rossi. Y eso sin contar los cascos que ha estrellado contra el suelo y los puñetazos dados a los paneles de los boxes. Un chaval majísimo cuando está tranquilo y una especie de monstruo cuando se calienta, algo que le hace ser demasiado impulsivo. Ahora el de Ascoli intentará pasar página de vuelta a la ferretería en la dice que volverá a trabajar.