El último reducto de la vieja F1

F1 | GP DE MÓNACO

El último reducto de la vieja F1

GP de Mónaco de Fórmula 1.

Shaun Botterill

Mónaco: el circuito más corto y lento del calendario, un organizador que no paga por recibir al Mundial y la única parrilla con azafatas en 2018.

El GP de Mónaco ya era histórico antes de que existiera la Fórmula 1, puede que ese detalle sirva para justificar la lista de particularidades que quizás no se admitirían en otros escenarios. Enclavado entre los Alpes y la Costa Azul, se celebra desde 1929, aunque el Mundial de F1 no llegó hasta 1950. William Grover-Williams ganó la primera edición con un Bugatti 35B y Sebastian Vettel la última pilotando el Ferrari SF70H. Cambiaron los coches, cambió el deporte, cambió la sociedad, pero en la carrera de Montecarlo aún se respira la esencia del viejo automovilismo.

El circuito. Apenas ha sufrido variaciones desde su primera edición, ya entonces los primeros dos sectores eran idénticos a los actuales. En 1973 se incorporaron las curvas de Piscina y Rascasse y durante las últimas décadas sólo se han modificado algunos vértices sin alterar mucho las líneas del trazado.

Corto y lento. La vuelta completa son apenas 3,337 kilómetros, menos que en ningún otro circuito del Mundial, y la velocidad media del ganador en 2017 fue de 149,1 kilómetros por hora, y en la carrera completan 40 kilómetros menos que en cualquier otro gran premio para no exceder las dos horas de duración. Su velocidad máxima, inferior a 280 km/h.

Un reto. ¿Cuál es el desafío de este circuito para pilotos habituados a competir a 350 km/h? Volar entre guardarraíles dentro de un carril que ya parece estrecho a 50 km/h, dentro de un atasco. Es la carrera favorita de casi todos los pilotos. “Es un circuito de locura, no quiero decir que no deberíamos competir allí, porque es lo mejor que se puede hacer, pero es una locura pensar que nos acercamos tanto a los muros...”, resume Ricciardo.

Calendario. Los entrenamientos libres de Mónaco no son el viernes, sino el jueves. Tradicionalmente ese viernes la festividad religiosa de La Ascensión ocupaba las calles, pero en la actualidad la F2 y la Fórmula Renault sí compiten ese viernes, sólo descansa la F1.

La parrilla de Mónaco el pasado año.

Azafatas. Mónaco peleó por que hubiera azafatas en su parrilla aunque hayan sido suprimidas desde esta temporada y consiguió que Carey cediera. “Las chicas estarán allí, son guapas y las cámaras seguirán haciendo primeros planos sobre ellas. Las relaciones con Liberty son buenas porque han entendido que Mónaco no es Spa o Monza”, dijo Boeri, presidente del Auto Club de Mónaco y vicepresidente de la FIA.

El viejo canon. Según se comenta históricamente en el paddock, Mónaco es el único organizador de gran premio que no paga una cuota a la F1 (de varios millones de euros) para celebrar su carrera y si lo hacen es muy inferior al resto de citas porque así lo quiso Ecclestone. En los nuevos tiempos de Liberty, por ahora, también mantienen ese privilegio.

Palmarés. Nadie ganó allí más carreras que Senna, seis. Con cinco: Hill y Schumacher. Prost tiene cuatro y los tres grandes de la época actual, Alonso, Hamilton y Vettel, dos.

0 Comentarios

Normas Mostrar